Ontario advierte a Texas sobre perjuicios si aprueba ley proteccionista

El gobierno de Ontario, la provincia más poblada de Canadá y sede del distrito financiero de Toronto, advirtió hoy a la Asamblea Legislativa de Texas que aprobar un proyecto de ley para extender la...

El gobierno de Ontario, la provincia más poblada de Canadá y sede del distrito financiero de Toronto, advirtió hoy a la Asamblea Legislativa de Texas que aprobar un proyecto de ley para extender la iniciativa proteccionista Buy American afectaría 460 mil empleos en Texas.

El comercio entre Ontario y Texas ascendió en 2016 a más de 12 mil millones de dólares y el proyecto de ley, que está en su última revisión y que podría ser aprobado este fin de semana, obligaría a los proveedores a comprar hierro y acero sólo de fuentes estadunidenses.

Ambas provincias negocian “bienes que son críticos para nuestros sectores de tecnología, automotriz y construcción”, aseveró la gobernadora de Ontario, Kathleen Wynne, quien manifestó su rechazo a la política proteccionista estadunidense, a la que calificó como “discriminatoria”.

“Las acciones proteccionistas, como las de este proyecto de ley, tienen el potencial de entorpecer gravemente nuestra asociación comercial y poner en riesgo los empleos, trabajadores y empresas tanto aquí como en Estados Unidos”, añadió la gobernadora.

El proyecto de ley, también conocido como “bill 1289”, fue aprobado por el Senado de Texas el pasado 3 de mayo y por la Cámara de los Comunes el 12 de mayo, por lo que ahora será sometido a una deliberación final de un comité integrado por ambas cámaras.

El gobierno de Ontario destacó que “Texas es un antiguo socio comercial”, con volúmenes comerciales que han crecido constantemente. El comercio y la inversión entre Canadá y Texas apoya cerca de 460 mil empleos en el estado y este proyecto de ley “podría comprometer esa creciente asociación”.

Ontario ha estado dialogando con diferentes funcionarios texanos y del gobierno estadunidense para tratar de revertir dicho proyecto de ley o, al menos, buscar una excepción para esta provincia canadiense. De ser aprobado, el decreto 1289 entraría en vigor el 1 de septiembre próximo.

“En los próximos días continuaremos abogando por los intereses de Ontario y trabajando con los abogados de Texas para lograr una excepción para esta provincia”, informó el gobierno provincial, sede la capital canadiense.

“Continuaré presionando por un acceso abierto, justo y competitivo a los contratos gubernamentales y al libre comercio en general. Sin embargo, también estamos preparados para responder con firmeza a esta acción”, advirtió Wynne.

Una de las acciones que implementaría Ontario en respuesta al Buy American de Texas sería “restringir sus propias políticas y procesos de adquisiciones para empresas que se encuentran en entidades de Estados Unidos”.

“Nuestra fuerza económica compartida se basa en nuestra capacidad para construir y mantener asociaciones en Estados Unidos y en todo el mundo", puntualizó la gobernadora.

"Ontario no da por sentado las profundas y duraderas relaciones comerciales que hemos construido con nuestros socios en Estados Unidos, y continuaremos expandiendo esos lazos y también diversificándonos internacionalmente”, añadió.

Un total de 35 entidades de Estados Unidos tiene como principal socio comercial a Canadá, según fuentes del Ministerio de Comercio Internacional.

Asimismo, Ontario es el “principal cliente” de 28 entidades estadunidenses, de acuerdo con la oficina comercial de esta provincia.