Irán ha construido una tercera planta subterránea de misiles

Irán construyó una tercera planta subterránea de producción de misiles balísticos, ante a las amenazas de seguridad que enfrenta la nación islámica, reveló hoy el comandante de las fuerzas...

Irán construyó una tercera planta subterránea de producción de misiles balísticos, ante a las amenazas de seguridad que enfrenta la nación islámica, reveló hoy el comandante de las fuerzas aeroespaciales de los Guardianes de la Revolución, el general Amir Ali Hajizadeh.

“Vamos incrementando paso a paso nuestra capacidad de defensa, puedo anunciar que el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) ha construido en los últimos años la tercera planta subterránea para la producción de misiles", declaró Hajizadeh, citado por la agencia iraní de noticias FARS.

Aseguró que Irán seguirá reforzando su arsenal de misiles, pese a que la producción y los ensayos ponen nerviosos a los enemigos de Irán, entre ellos Estados Unidos e Israel.

"Es natural que Estados Unidos e Israel estén preocupados y nerviosos por nuestra producción de misiles, pruebas de misiles (…) ya que como siempre quieren que la nación iraní esté en una posición de debilidad", señaló.

El general Hajizadeh elogió los logros de Irán en el sector de la defensa, incluyendo misiles, drones, radares y la guerra electrónica, destacando que todo el material básico para fabricar misiles está completamente diseñado y elaborado en casa por expertos iraníes.

Asimismo, anunció que Irán creará un nuevo misil balístico superficie-superficie llamado Dezful, en homenaje a la ciudad que fue escenario de intensos ataques misilísticos durante la guerra con Irak (1980-1988).

El octubre de 2015, la televisión iraní emitió por primera vez imágenes de una base de misiles a 500 metros de profundidad y en enero de 2016 el CGRI presentó su segunda planta subterránea de misiles.

El fin de semana, el secretario estadunidense de Estado, Rex Tillerson, pidió a Irán poner fin a sus ensayos de misiles balísticos, cuando se encontraba en Riad en compañía del presidente Donald Trump, quien firmó un acuerdo por valor de unos 110 mil millones de dólares para la venta de armas a Arabia Saudita, rival de Irán en la región.

Como respuesta, el recién reelegido presidente iraní, Hasán Rohaní, aseguró que su país continuará sus pruebas de misiles mientras sea "necesario" y advirtió que “el sueño americano de poner fin al programa de misiles no se convertirá nunca en realidad".