Cineasta Joaquín del Paso debuta como actor en película de Carlos Reygadas

Convencido de que todos los mexicanos tienen un poco de histrionismo, el cineasta Joaquín del Paso aseguró que no tuvo más entrenamiento actoral que comportarse tal cual es en la nueva película de...

Convencido de que todos los mexicanos tienen un poco de histrionismo, el cineasta Joaquín del Paso aseguró que no tuvo más entrenamiento actoral que comportarse tal cual es en la nueva película de Carlos Reygadas, en la que además fue asistente de dirección.

En entrevista con Notimex a propósito del estreno en salas comerciales de su ópera prima "Maquinaria panamericana", Del Paso compartió que fue muy satisfactorio trabajar con Reygadas, "un director a quien considero un buen amigo y un buen maestro, porque ya en su quinta película ha sabido encontrar su voz y no es condescendiente, hace las películas como él las quiere ver y como le gustan".

Sostuvo que de él aprendió "cosas muy prácticas para hacer películas de una manera muy sencilla y a la vez muy potente. Espero que toda esa acumulación de conocimientos adquiridos con 'Maquinaria panamericana' y lo aprendido con estos dos cineastas (Reygadas y Amat Escalante) se vea reflejado en mi trabajo y dé frutos".

El cineasta, quien ya escribe su segunda película, comentó que desde que filmó "Maquinaria panamericana" han pasado cosas muy buenas para él.

Y es que colaboró en la película de Amat Escalante, "La región salvaje", en el departamento de cámara y después hizo la fotografía para una segunda unidad. Posteriormente entró a trabajar en la película de Carlos Reygadas como asistente de dirección y terminó actuando en ella.

Sobre su personaje, dijo que "es uno muy pequeño, no sé si quede. Carlos también actúa en este largometraje y ambos coincidimos en que el cine puede capturar la esencia del ser humano y él simplemente hizo un papel que fuera como yo, y yo lo intenté hacer lo mejor posible".

Agregó que todo fue hecho con el mismo espíritu con el que hizo "Maquinaria panamericana", que fue "encontrar personas memorables que puedan inyectar de energía la pantalla y darnos ese sentimiento de que estamos observando algo privado, una revelación de ver un rostro por primera vez".

"No tuve entrenamiento actoral; sin embargo, creo que los mexicanos no lo necesitamos porque las situaciones nos obligan a movernos en diferentes tonos, niveles (...) la vida es un poco histriónica", concluyó el cineasta mexicano.