Sam Smith, el cantante con alma de diva que arrasó en los premios Grammy 2015

  • Con solo 22 años y una particular voz, enamoró en las principales categorías de los Premios Grammy gracias a su primer álbum, In The Lonely Hour.
  • Primo en tercer grado de la cantante Lily Allen, el joven artista británico comenzó a cantar en público desde los 8 años y a los 12 ya contaba con seis agentes.

"Es la mejor noche de mi vida", afirmaba emocionado Sam Smith, cegado por los focos del escenario del Staples Center de Los Ángeles, donde se convirtió la pasada noche del domingo en la sensación de los Grammy, al conseguir cuatro de sus premios principales.

Su particular voz, aguda y emocional, enamoró en las categorías de Mejor Nuevo Artista, Mejor Canción del año, Mejor Grabación del año y Mejor Álbum Pop vocal, por su primer trabajo, In the Lonely Hour.

Y todo se lo debe a una persona: el hombre que le dejó destrozado y que le impulsó a componer su canción estrella, Stay With Me (Quédate conmigo). "Quiero dar las gracias a la persona de la que me enamoré. Gracias por romperme el corazón el año pasado porque me has conseguido cuatro Grammys", explicó ante las millones de personas que seguían la ceremonia, mientras sostenía el gramófono dorado en sus manos.

Un talento precoz

De solo 22 años, abiertamente gay y con tendencia a los trastornos obsesivo-compulsivos (reconoce que le aterra volar y que tiene que comprobar todos los grifos antes de salir de casa) este joven cantante y compositor londinense ha llegado a lo más alto, culminando un año lleno de éxitos y récords de venta.

Cuando Sam tenía 16 años, su madre, que era broker, fue despedida por desatender su trabajo en pro de la carrera artística de su hijoPrimo en tercer grado de la cantante Lily Allen, Sam nació en el condado de Cambridgeshire (Inglaterra) en 1992, y su don para la música se manifestó a muy temprana edad.

Fanático de Whitney Houston, comenzó a cantar en público a los 8 años, después de que sus padres le escucharan interpretar el tema de la diva, My love is your love en su colegio católico. Desde entonces, pasó gran parte de su infancia y adolescencia sobre los escenarios, a los 12 años ya contaba con seis agentes y a los 16 su madre, que era broker, fue despedida por desatender su trabajo en pro de la carrera artística de su hijo.

Su salto a la fama tuvo lugar en 2012, cuando se dio a conocer con el dúo Disclosure y su tema Latch se coló en los rankings de Reino Unido, EU y Canadá. El número 1 de las listas lo consiguió en solitario, con el sencillo La La La producido por Naugthy Boy, en el que contaba la leyenda de un niño boliviano sordomudo que se enfrentaba al mismísimo diablo.

En 2014 compuso su primer álbum, In the Lonely Hour. Su sencillo Stay With Me, un sincero y desgarrador lamento por un amor no correspondido, le catapultó a los primeros puestos de las listas de venta no solo en los países angloparlantes sino también en Dinamarca, Suecia e Italia.

La luz desde un lugar oscuro

En la presentación de otro de sus singles, Leave your Lover, Sam quiso dejar claro que hablaba de otro hombre, y se sinceró respecto a su vida amorosa, explicando que aunque cantaba al amor, nunca lo había experimentado en primera persona. "Solo he tenido relaciones sin contrapartida, en las que la gente no me ha querido volver a ver", aseguró.

No escucho a artistas masculinos desde hace varios años, solo escucho voces 'masivas'En este sentido, reconoció que el álbum In the Lonely Hoursurgió del dolor por no verse correspondido por la persona de la que se había enamorado, y que aquello le hizo sumirse en "un lugar oscuro". "Me seguía sintiendo solo porque nunca antes había estado enamorado. Sentí cosas malas. ¿Y qué emoción es más poderosa, la felicidad o el dolor?", dijo en una entrevista. "Espero encontrar a un hombre que me ame de la manera que yo lo hago".

Respecto a su condición sexual, considera que se siente a gusto consigo mismo, que no tiene problema en hablar sobre ello pero que tampoco lo considera digno de mención. "Siempre me han tratado con normalidad, sé que algunas personas han tenido problemas pero no ha sido mi caso, para mí es tan normal como mi brazo derecho". 

En el aspecto musical, Sam ha seguido el estilo y la estela de su compatriota Adele, del que se considera un gran admirador y constituye una de sus grandes influencias, junto con otras grandes divas como la malograda Amy Winehouse, Lady Gaga, Christina Aguilera, Beyoncé y Mariah Carey.

"Es todo cuanto he escuchado en mi vida —reconoció en una entrevista—. No escucho a artistas masculinos desde hace varios años, solo escucho voces 'masivas".