Peritos de la PGJDF consideran que aún es prematuro conocer las causas de la explosión

  • Hasta que se encuentre vacío el contenedor de la pipa se revisará a detalle.
  • Se desmontará el sistema de trasiego para examinarlo de manera exhaustiva.
  • La pipa siniestrada tiene capacidad de cinco mil 800 litros.

Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PJGDF) señalaron que es prematuro determinar el desperfecto en la pipa que provocó la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa.

Se calcula que hasta el momento aún contenga aproximadamente 200 litros de combustible Gustavo Pérez Parra y David Becerra de Luna coincidieron en afirmar que hasta que se encuentre vacío el contenedor de la pipa se revisará a detalle el sitio preciso que generó la falla y la fuga del combustible.

Pérez Parra, perito mecánico forense, y especialista en seguridad industrial, aseveró que una vez que no haya residuos de gas ni de vapores se desmontará el sistema de trasiego para examinarlo de manera exhaustiva.

Entrevistado en las instalaciones de la gasera Del Valle, ubicadas en Huixquilucan, donde se encuentra la pipa siniestrada, precisó que ésta tiene capacidad de cinco mil 800 litros.

Detalló que el día de la explosión se encontraba cargada a 70 por ciento y se calcula que hasta el momento aún contenga aproximadamente 200 litros de combustible, los cuales deben evaporarse para proseguir con los peritajes.

Precisó que hasta el momento en los peritajes han participado expertos de las secretarías de Energía, de la Defensa Nacional y personal contratado por la propia empresa Gas Express Nieto.

Para finalizar, indicó que los trabajos avanzan y los datos recabados se integraron a la carpeta de investigación para deslindar responsabilidades.