Abuso sexual, tema de la obra "Cómo aprendí a manejar"

Con la dramaturgia de Paula Vogel, Premio Pulitzer 1998, la Sala CCB del Centro Cultural del Bosque dará la bienvenida a partir del 15 de mayo a la puesta en escena “Cómo aprendí a manejar”, obra que...

Con la dramaturgia de Paula Vogel, Premio Pulitzer 1998, la Sala CCB del Centro Cultural del Bosque dará la bienvenida a partir del 15 de mayo a la puesta en escena “Cómo aprendí a manejar”, obra que aborda una problemática compleja: el abuso sexual.

Se trata de la historia de una niña, “Cosita”, que aprende las reglas del camino y de la vida detrás del timón. Una obra episódica en retrospectiva que muestra a la protagonista desde sus inocentes 11 años hasta su edad adulta, creciendo en una familia disfuncional.

Intensa y emotiva, así como ligera con momentos de risa y de identificación, donde “Cosita” mira atrás las lecciones y valores aprendidos en su adolescencia desde las piernas de su tío, donde aprendió a manejar.

Presentada por la compañía de teatro Conejo sin Prisas, en colaboración con el Colectivo Luz y Fuerza, los actores Belén Aguilar, Sofía Espinosa, Fernanda Echevarría y Armando Espitia se ven en la necesidad de evocar sus propias experiencias a través de la voz de "Cosita", la protagonista de esta historia.

“Queremos dar voz a una problemática que pasa día a día. Esta obra trata de una chica de nombre Cosita que aprende a manejar en las piernas de su tío, un poco esta metáfora de como cuando ambos iban en auto, le enseña a manejar, pero también le enseña sobre la sexualidad a través de una manera no tan agradable y en donde abusa de ella”, dijo la directora y productora Montserrat Cattaneo.

En escena, los cuatro actores juegan con infinidad de personajes: "Cosita", el tío, la abuela, la mamá y la tía, porque, a decir de la directora teatral, "todos somos victimarios".

“Quisimos darle vigencia a este tema y que la gente comprenda que, somos víctimas como victimarios”, dijo, al tiempo que aclaró que el montaje está inspirado "en que nosotros somos parte de las estadísticas del abuso sexual en México, hemos visto que tanto la compañía, como la gente que colabora, amigos y familiares hemos sufrido de pequeños abusos".

Apoyados con proyecciones análogas, un juego de luces y sonido, la directora teatral afirmo que el texto de Vogel sufrió un par de modificaciones, entre ellas, en que la obra no sucede en la década de los sesenta como lo plantea la original, sino ahora, en cualquier momento.

“No buscamos sea una obra moralista, sino que la gente reflexione sobre esta problemática y se atrevan a contarlo y no se quede como un secreto, que no está mal, que se hable para evitar traumas y el propio abuso”, concluyó Cattaneo.

La obra en la que transcurren momentos difíciles estará en cartelera hasta el próximo 4 de julio en el Centro Cultural del Bosque.