Juzgado ordena que se cobren a padre adeudos por pensión alimenticia

Un juzgado federal ordenó a una jueza familiar de Chiapas proteger el interés superior de dos menores y hacer efectivo el cobro de adeudos por pensión alimenticia que tiene el padre, ya que se afecta...

Un juzgado federal ordenó a una jueza familiar de Chiapas proteger el interés superior de dos menores y hacer efectivo el cobro de adeudos por pensión alimenticia que tiene el padre, ya que se afecta el sano desarrollo de las infantes.

El Consejo de la Judicatura Federal informó el juez Juan Marcos Dávila Rangel, titular del Juzgado I de Distrito de Amparo y Juicios Federales en Chiapas, concedió la protección de la justifica federal a una quejosa, en representación de sus dos hijas menores.

Ello en el amparo 1939/2016, por el que se ordenó a la titular del Juzgado I del Ramo Familiar residente en esa ciudad les restituya el goce de los derechos violados, consistente en ordenar el pago de adeudos a un padre por concepto de pensión alimenticia.

Para ello, ordenó a la jueza familiar dejar insubsistente el auto de fecha 26 de agosto de 2016 dictado en el juicio de divorcio y alimentos, para que en su lugar emita otro de forma inmediata.

Lo anterior atendiendo al interés superior de las menores de manera que fundada, motivada y congruentemente, determine que la petición de la quejosa está apegada a derecho y ordene el pago inmediato de los alimentos que se le adeudan.

Al analizar el asunto, la autoridad jurisdiccional realizó un control de constitucionalidad y convencionalidad en función del principio del interés superior de la infancia.

De ahí que determinó que la jueza responsable no tomó en consideración el marco normativo que protege a las menores representadas en este juicio por su madre.

Adicionalmente, señala que la juzgadora de origen violó el principio de legalidad al no considerar suficientes las pruebas aportadas por la quejosa en este caso.

Dicha pruebas consisten en el estado de cuenta emitido por el jefe de oficina de Consignaciones en el que se reflejan las cantidades que el deudor alimentario ha depositado a favor de sus hijas, suma que a simple vista no cubre la totalidad ordenada en el juicio de divorcio y alimentos.

La sentencia de amparo establece que, de las pruebas aportadas, se demuestra que el demandado únicamente deposita la cantidad de cuatro mil 500 pesos moneda nacional.

Esta cifra es inferior e insuficiente para cubrir las obligaciones que se le impusieron en el referido juicio de divorcio y alimentos, esto es 13 mil 257 pesos moneda nacional.

Para la autoridad jurisdiccional no pasa inadvertido que la jueza familiar, a partir de los medios legales a su alcance, tenía la obligación de obtener los informes necesarios para conocer con exactitud la problemática denunciada por la quejosa.

Es de señalar que en el presente juicio de amparo se reclamó el proceder de la jueza familiar, quien condicionó el cobro de adeudos por alimentos a que la quejosa previamente pagara la certificación de adeudos en los que ha incurrido su exmarido.

En consecuencia, el juez Juan Marcos Dávila Rangel subrayó que tal proceder viola el principio de legalidad consagrado en el Artículo 16 constitucional.

Lo anterior pues la autoridad familiar no consideró las pruebas aportadas, además de que no indicó los motivos, hechos y circunstancias por los que consideró insuficiente la prueba aportada, ni la necesidad de obtener la certificación a que se hace referencia.

Por tanto, dicha autoridad soslayó que tratándose de cuestiones relacionadas con la familia debe tomar en cuenta, en todo momento, el interés superior del niño y la obligación a suplir la deficiencia de los planteamientos de derecho de las partes.

Ello máxime que lo solicitado es el pago de pensiones alimenticias adeudadas, las cuales inciden en el sano desarrollo de las menores mencionadas.

Esta sentencia de amparo fue confirmada por el II Tribunal Colegiado en Materia Penal y Civil del XX Circuito, en el amparo en revisión 15/2017.