Bill Murray comparte en libro anécdotas y principios para ser feliz

Los objetos son oportunidades; la sorpresa es oro, lo fortuito es langosta; invítate tú a la fiesta; la música une a la gente; sé generoso con el mundo e insiste, insiste, insiste, son algunos de los...

Los objetos son oportunidades; la sorpresa es oro, lo fortuito es langosta; invítate tú a la fiesta; la música une a la gente; sé generoso con el mundo e insiste, insiste, insiste, son algunos de los principios que el actor estadounidense Bill Murray (1950) comparte con sus lectores en el libro “Cómo ser Bill Murray”, del escritor Gavin Edwars.

Bill Murray, a quien se conoce por películas como "Los Cazafantasmas" (I y II), "Atrapados en el tiempo" o "Perdidos en Tokio", se ha caracterizado por ser un personaje misterioso, excéntrico y a veces egoísta, que ha dado lugar a diversos mitos como aquel que asegura que se cuela en fiestas ajenas, o que se roba papas a la francesa de platos ajenos.

O quien cubre los ojos de un desconocido en alguna intersección de Nueva York para preguntarle ¿quién soy? y susurrarle al oído "Nadie te va a creer", como lo señala Edwards en el tomo, cuya versión en español se encuentra disponible en librerías del país.

A partir de ese tipo de historias, el autor asegura que detrás del genio Bill Murray se esconde un hombre que lo único que busca es hacer del mundo un lugar mejor y hacer de los humanos seres conscientes.

El ejemplar, dividido en tres capítulos, invita al lector a conocer a Murray, saber de sus inicios como actor, sus tropiezos, éxitos, problemas familiares, su filosofía de vida plasmada en un total de 10 principios, así como su larga y prolífica carrera cinematográfica.

“Cómo ser Bill Murray” es un libro repleto de anécdotas, historias que hacen reír y maravillarse, que constriñen y cuestionan, pero que al final se presenta como una guía para ser feliz.

El primer capítulo aborda la vida familiar de Murray, cuando era un adolescente, su juventud, estudios y comienzos en Chicago, también revela su pasión por el equipo de beisbo de esa ciudad, los Cubs, su personalidad extravagante y su forma particular de actuar y aceptar papeles.

Preámbulo necesario porque a través de estos relatos se comprenden los principios que rigen a Murray, mismos que son especificados en el siguiente capítulo del libro.

En esa segunda parte del tomo, Gavin cuenta una historia particular de Murray relacionada directamente con el principio "Invítate tú a la fiesta", luego de que narra cómo entró al funeral de Elvis Presley.

"Yo era la vigesimoséptima persona en la lista de espera del vuelo que iba de Nueva York a Memphis la noche antes del funeral. Milagrosamente, subimos todos", se puede leer en una de las páginas.

En el tercer capítulo Gavin recapitula las 59 películas en las que Murray participó entre 1978 y 2016. Una especie de detrás de cámaras que revela la relación que tuvo Bill con sus compañeros, la preparación para abordar el personaje y desaliñados con sus colegas, como aquella discusión que tuvo con Lucy Liu en el rodaje de "Los Ángeles de Charlie", donde Murray expresó: "La verdad es que no sentiré el menor respeto por ti si eres poco profesional y trabajas conmigo”.

Gavin Edwards incluye un último capítulo, no crucial para el libro pero material útil de tesis para un cinéfilo o fanático de Bill, que no son más que sus fuentes, las entrevistas, artículos, extractos de películas y demás información que el autor utilizó para escribir el libro.

“Cómo ser Bill Murray” ha cautivado a los lectores y por ello se ha publicado una segunda reedición del libro con traducción al español de Ismael Attrache, bajo el sello de Editorial Blackie Books.

El libro permite una lectura sencilla y totalmente envolvente, aunque la traducción está realizada a un español muy ibérico y ello involucra expresiones como “guay”, “palmarla” o frases como "Bill logra ser un gilipollas de un modo encantador".