Arrestan a otro soldado alemán vinculado a presunto grupo extremista

Autoridades alemanas arrestaron a otro soldado alemán estacionado en la base francesa de Illkirch, quien sería el "número tres" de un presunto grupo extremista descontento por el ingreso a Alemania...

Autoridades alemanas arrestaron a otro soldado alemán estacionado en la base francesa de Illkirch, quien sería el "número tres" de un presunto grupo extremista descontento por el ingreso a Alemania de miles de refugiados.

La Fiscalía General alemana en Karlsruhe, informó mediante un comunicado, que se trata del teniente coronel Maximiliano T. de 27 años de edad, quien en 2015 se vio involucrado en actividades contra los inmigrantes y habría hecho declaraciones xenófobas.

De acuerdo con informaciones del periódico alemán Süddeutsche Zeitung en 2015, el militar había hablado de sus actividades contra los refugiados. Fue en el segundo semestre de ese año cuando entraron en Alemania casi un millón de refugiados.

Se informó del incidente al servicio de inteligencia pero, al parecer por falta de evidencias que corroboraran la sospecha el caso se archivó. Era su palabra contra la de otra persona, además, el soldado alegó que fueron los efectos del alcohol.

Ahora el teniente coronel Maximiliano T. es señalado de participar en una conspiración de extrema derecha junto con Franco A. y Mathias F., arrestados en abril pasado sospechosos de planear y preparar “un grave acto de violencia".

Los tres soldados servían en el Batallón de Infantería 291, en la base francesa de Illkirch.

El sospechoso sería cómplice en un plan para asesinar a políticos de alto rango, entre ellos dos ministros del gobierno alemán y atribuir luego los crímenes a inmigrantes árabes, un plan por el que los tres soldados citados fueron detenidos.

De acuerdo con resultados de las investigaciones Franco A., F. Mathias y Maximiliano T. habrían planeado "un ataque contra la vida de los políticos de alto rango y de figuras públicas que están comprometidas con una visión errónea de las políticas en materia de inmigración y refugio".

El acusado habría registrado a las posibles víctimas del ataque en una lista bajo diferentes categorías. Entre ellos estaba el ex presidente alemán, Joachim Gauck y el ministro de Justicia alemán, Heiko Maas.

El teninete Franco A. sería el encargado de la ejecución del plan. Hace unos tres meses el militar había llamado la atención por el hecho de que había escondido un arma de fuego en el aeropuerto de Viena. Por este motivo fue detenido temporalmente en Austria.

La posterior investigación de las autoridades alemanas revelaron que el hombre, en paralelo a su servicio como soldado, disponía de una falsa identidad como refugiado sirio para dificultar las indagaciones. El objetivo del grupo era ejecutar los atentados de forma que se creyera que los refugiados eran los culpables.