Especialista resalta que planificación es vital para empresas familiares

La planificación a largo plazo entre diferentes generaciones y la creación de foros de comunicación estables, son algunas claves para el éxito de empresas familiares, señaló el especialista Pedro...

La planificación a largo plazo entre diferentes generaciones y la creación de foros de comunicación estables, son algunas claves para el éxito de empresas familiares, señaló el especialista Pedro Regueiro

El fundador de Family Global Executive Coaching impartió la conferencia “Las mejores prácticas en la prevención de conflictos en la empresa familiar”, para invitados del Centro de Empresas Familiares de la Universidad de Monterrey (UDEM).

Resaltó que “sólo alrededor de un 15 por ciento de las familias empresarias son capaces de alcanzar la tercera generación, mientras que 85 de cada 100 casos desaparecen antes de alcanzar la generación de los nietos.”

“La causa de esta desaparición de empresas es una mala comunicación entre los propietarios, porque las prioridades de las personas son distintas, los deseos, las necesidades son distintas y tenemos que intentar satisfacer las de todos”, dijo.

El consultor destacó la necesidad de crear foros de comunicación “muy profesionalizados”, como son el Consejo de Administración y el Consejo de Familia, para mantener la estabilidad de la organización".

El Consejo de Familia, explicó, es el máximo órgano de decisión de la familia empresaria en el que deben participar accionistas de todas las ramas familiares y que representen a la mayoría de la propiedad del capital.

“Ambos consejos son un elemento indispensable para hacer compatibles los intereses de la familia con los intereses de la empresa: sirven para implicar a todas las ramas familiares accionistas “, indicó.

Dichos consejos, resaltó, “impulsan la profesionalización del funcionamiento de la empresa familiar en todos sus ámbitos, facilitan que cada miembro de la familia conozca el rol que debe desempeñar y ayuda a mejorar la comunicación entre los accionistas actuales y futuros".

Manifestó que “en el caso de que compartamos un negocio con miembros de una misma familia, la comunicación se hace especialmente importante, porque una mala comunicación desemboca en un negocio mal gestionado, en toma de decisiones equivocadas y acaba por afectar la propia viabilidad del propio negocio”.

“La comunicación es fundamental y requiere entrenamiento y hay que ponerse en ocasión de comunicarse y hay que cometer errores de comunicación para aprender y mejorar en esas habilidades”, estableció.

Consideró que otras de las claves para la estabilidad y la perdurabilidad de los negocios familiares son el desarrollar un intenso sentimiento de pertenencia a la familia empresaria, asegurar una familia política comprometida y muy bien informada respecto al proyecto y, de preferencia, permitir un liderazgo único al frente de la gestión.