Supervisan obras en albergues para jornaleros agrícolas en Michoacán

A fin de que los jornaleros agrícolas de entidades como Chiapas, Guerrero, Oaxaca que anualmente acuden a diferentes puntos de Michoacán cuenten con albergues dignos, la delegación de la Secretaria...

A fin de que los jornaleros agrícolas de entidades como Chiapas, Guerrero, Oaxaca que anualmente acuden a diferentes puntos de Michoacán cuenten con albergues dignos, la delegación de la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol) lleva aca bo obras de construcción y dignificación en Coahuayana, Yurécuaro y Tanhuato.

El delegado de la dependencia, Gerónimo Color, dio a conocer que el albergue para jornaleros agrícolas de Coahuayana es un modelo para el desarrollo integral de un sector prioritario para la Sedesol a partir de una alimentación, atención médica, educativa y condiciones de seguridad adecuadas.

“El Albergue de Jornaleros Agrícolas de Coahuayana es una obra que representa un modelo que permite la tranquilidad y el desarrollo de los jornaleros y sus familias, un lugar donde pueden convivir y descansar en condiciones óptimas y no en la intemperie o en campamentos improvisados”, dijo.

En este sentido, señaló que el gobierno de la República ha invertido, a través de tres etapas, 10 millones 339 mil pesos.

En total, el espacio tendrá capacidad para 200 trabajadores del campo y sus familias. Contará con 40 dormitorios independientes, dispensario médico, tienda Diconsa, cocina comedor con alimentos gratuitos para menores de 14 años, tres aulas escolares, guardería con espacio para 60 menores de 4 años distribuidos en cuatro salas, área de juegos infantiles, cancha techada de usos múltiples, así como caseta de vigilancia.

En tanto, en los Albergues de Yurécuaro y Tanhuato el funcionario dio a conocer que se aplican recursos por el orden de los 15 millones de pesos.

En Yurécuaro se reconstruyen actualmente 50 módulos de vivienda que son utilizados por 250 jornaleros y sus familias.

En tanto, en Tanhuato fue necesaria la reposición de la red de drenaje, agua potable y el cableado eléctrico, ya que este último se encontraba al exterior y representaba un riesgo. Tanto el drenaje como el agua potable se encontraban inservibles con las consecuencias sanitarias que representaban, obras que en su conjunto representan una inversión federal por un millón 743 mil pesos.

Cabe hacer mención que los jornaleros agrícolas que acuden a Michoacán trabajan en los cultivos de chile verde, tomate de cáscara, plátano y papaya, principalmente.