Rafael Olvera Amezcua, socio mayoritario de Ficrea, tiene tres inmuebles más en el Estado de México, mismas que no han sido aseguradas por la Procuraduría General de la República (PGR).

Según publica El Universal, las casas se localizan en el Club de Golf Bellavista, donde el asesor financiero, hoy prófugo de la justicia, cuenta con siete casas en total, que en conjunto tienen un valor de 70;000,000 de pesos. Cuenta con siete casas en total, que en conjunto tienen un valor de 70;000,000 de pesos

Personal de servicio de Olvera Amezcua, así como una menor, viven en una de esas casas que fue asegurada por la PGR en diciembre pasado, reconocieron las autoridades federales, lo cual es una irregularidad.

Algunos de los inmuebles citados adeudan el pago del predial, de acuerdo con autoridades de los municipios donde se ubican.

Aunque Olvera Amezcua es vecino del lugar desde hace dos décadas, inicialmente habitó una vivienda de alquiler. Fue hasta el 2010 que compró una propiedad, en cerrada Escondida número 8, misma que está asegurada por las autoridades.

Trascendió que el asesor financiero dejó el país a principios de noviembre del 2014, aunque su esposa Susana Silva y su hija continuaron habitando la casa hasta la primera de semana de diciembre, cuando huyeron junto con sus pertenencias, obras de arte y computadoras.

Mansiones y autos de lujo

Las tres casas que la PGR no ha asegurado hasta el momento son de dos pisos y tienen un terreno promedio de 600 metros cuadrados. Están habitadas por personas que pagan renta.

En la casa asegurada se ubican una camioneta negra Cadillac, con placas del Estado de México, al igual que una camioneta Porsche Cayenne gris plata que al parecer usaba la esposa de Olvera Amezcua, además de una camioneta Range Rover, un auto Audi con placas del Distrito Federal, y un Fiat F500 azul.

Dichos vehículos, además de otros 12 estacionados frente a otra de las viviendas, no han sido asegurados con cintillos.