De fiesta, Centro Nacional de las Artes recuerda a Amalia Hernández

En el marco del Día Internacional de la Danza, la bailarina, coreógrafa y maestra Amalia Hernandez (1917-1999) fue homenajeada en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), donde el ballet folklórico...

En el marco del Día Internacional de la Danza, la bailarina, coreógrafa y maestra Amalia Hernandez (1917-1999) fue homenajeada en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), donde el ballet folklórico que fundara ofreció una gala conmemorativa por el centenario de su nacimiento.

Acompañado por la Orquesta Escuela Carlos Chávez, el Ballet Folklórico de México se entregó a un público entusiasta que desde temprana hora se posesionó de las Áreas verdes del complejo cultural.

Viviana Basanta Hernández, directora artística del Ballet, recordó que el espectáculo tuvo como objetivo mostrar el proceso de creación e inspiración de su madre, una oportunidad maravillosa para que el público conozca su obra.

La idea, expuso, era mostrar cuál fue la música que la inspiró a crear y exhibir, en pedacitos o un tipo mosaico, mucho de la cultura de México y de las distintas coreografías que ella realizó.

Así, a lo largo de dos horas, la Orquesta Escuela Carlos Chávez, dirigida por Eduardo García Barrios, y cerca de 80 integrantes del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández se encargaron de dar vida a esta magia que disfrutó gente de todas las edades.

Piezas como "Sensemayá", "Guerrero", "Adelita", "La Revolución", "Danzón Nereidas", "Fiesta en Tlacotalpan", "Dios nunca muere", "Guadalajara", "Danza del venado", "Fiesta en Jalisco", "Huapango" y "¡Viva México!" fueron ejecutadas para deleite de la concurrencia.

Espectaculares coreografías que fueron del ballet clásico, al vals, pasando por las danzas rituales, el fandango, el danzón, el floreo y hasta el jarabe tapatío, dieron cuenta de la pasión de esta destacada artista y promotora cultural.

De acuerdo con la Secretaría de Cultura federal, que dio cuenta de la actividad,  "Fiesta en Tlacotalpan", "Fiesta en Jalisco" y "¡Viva México!" fueron las coreografías más ovacionadas por el público.

La primera trasladó al público a un carnaval donde personas y peces danzaban sin cesar; mientras que "Fiesta en Jalisco" porque puso a bailar en el escenario al mismo tiempo a personajes extraordinarios como un alebrije, niñas, niños, muñecas, gallos coloridos y hasta a una muerte que quiere casarse.

"¡Viva México!" cerró la gala, haciendo sentir al público que se encontraba en una fiesta interminable.