Estudiante de Huixcolotla, Puebla, quiere ser ingeniero y trabajar en Europa

José Manuel Herrera Otón, originario de San Salvador Huixcolotla, Puebla, con 13 años, es un excelente estudiante de primero de secundaria en dicha localidad, y a quien se le facilita la oratoria...

José Manuel Herrera Otón, originario de San Salvador Huixcolotla, Puebla, con 13 años, es un excelente estudiante de primero de secundaria en dicha localidad, y a quien se le facilita la oratoria, además de su deseo en el futuro de estudiar una ingeniería.

Tras asistir el pasado 26 del presente a la edición número 16 del Taller Nacional de Difusores de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que fue encabezado por Angélica Rivera de Peña, presidenta del Consejo Ciudadano Consultivo del DIF Nacional, en entrevista con Notimex destacó la importancia sobre la protección de datos personales por parte de los menores.

El niño fue representante de Puebla ante la Red Nacional de Difusores Infantiles en la Ciudad de México, y explicó que en el Taller trataron como tema el derecho a la intimidad personal y familiar, así como la protección de datos personales.

“Hicimos cuatro equipos de ocho integrantes y empezamos a platicar sobre la protección de datos personales y de la intimidad, porque varios jóvenes no saben proteger sus datos personales y pueden llegar agraves consecuencias”, afirmó.

José Manuel Herrera dijo que les pusieron obras de teatro para explicarles qué sucede en la vida real y posteriormente se reunieron para trabajar en las propuestas que no ocurran este tipo de problemas.

“Concluimos en que se debe hacer una campaña para hablar entre padre e hijos, así como un taller en donde se explique a los papás sobre las redes sociales, ya que las usan los hijos, pero deben estar protegidos los menores”, indicó.

Al ejemplificar casos de lo que ha sucedido en relación al  uso de las redes sociales, explicó que por ello es importante proteger los datos personales, lo mismo pasada con aquellos que suben fotos.

Herrera Otón mencionó que para se incluido en el Taller Nacional primero participó de manera local, y de ahí logró ser representante de Puebla ante la Red Nacional de Difusores Infantiles, para lo que se dedicó a leer libros debido a que le gusta exponer oralmente, y con escritos no lo puede hacer.

“Me llegan mejor las ideas cuando platicó, de ahí, que me fui preparado leyendo como fue la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y de la Ley de los Niños, Niñas y Adolescentes del Estado de Puebla, asimismo leí la Convención de los Derechos del Niño”, acotó.

El estudiante de 13 años de Huixcolotla, mencionó que cuando comienza a leer retiene más y puede decir todo, ya que si sólo ve y lo apunta en una hoja no se le quedan las ideas, lo anterior de no leer todo completo.

Resaltó que su exposición fue de manera oral sobre el tema del Ciber bullying y ciberdelitos, de los cuales mencionó que hay mucho robo de identidad en las redes sociales, además que si los jóvenes no tiene cuidado de no estar compartiendo sus contraseñas pueden ser afectados.

En cuanto a la escuela, señaló que le gustan más las matemáticas y biología que son las materias con las cuales me identifico más, las que más le aburren, pero que tiene que hacer son el español.

Indicó que del futuro no ha pensado mucho, sin embargo, en ocasiones se ha llegado a preguntar qué sería de grande si terminaría la universidad, y lo que le atrae más es ser ingeniero y con ello poder obtener ingresos, además buscará ir a trabajar y vivir a España.

“Quiero terminar la carrera ser ingeniero e irme a trabajar a España, asimismo con quienes asistieron al 16 Taller Nacional tienen esa misma idea, aunque con diferente carrera si tenemos suerte nos encontraremos”, acotó.

Al preguntarle que siente al estar frente a la gente y concursar en oratoria, explicó que al principio le daba pena exponer en público, las primeras ocasiones le ponían en salones de otros grupos y le daba risa, posteriormente al empezar bien se ponía nervioso.

“Pero tuve que poner más al tiro y ya después con el paso del tiempo me fui acostumbrando y ya no me da pena”, expresó con una sonrisa.

José Manuel refirió que después de la escuela llega a casa para ayudar durante un par de horas a su papá en la elaboración del papel picado, al mismo tiempo de señalar que empezó a los siete años debido a que económicamente no están bien en casa.

“Económicamente no teníamos los suficientes recursos; pensé que sólo iba a terminar la primaria y empezar a trabajar en un 100 por ciento, así estuvieron los mayoría de sus hermanos porque no tenían recursos”, sentenció.

Tras el fallecimiento de uno de los hermanos, todos nos sentimos mal y para no seguir así nos mandaron a la secundaria, en casa eran siete hermanos, ahora son dos hermanas y tres varones, mencionó.

Enfatizó que, además de ayudar a papá en casa, ve televisión, sale con sus hermanos a jugar futbol o va al centro de la ciudad acompañado, como medida de seguridad.