Procurador de EUA vincula crimen de pandillas con migración indocumentada

El procurador general de Estados Unidos, Jeff Sessions, vinculó hoy aquí a la inmigración indocumentada con los crímenes cometidos por pandillas latinas en territorio estadunidense, y prometió...

El procurador general de Estados Unidos, Jeff Sessions, vinculó hoy aquí a la inmigración indocumentada con los crímenes cometidos por pandillas latinas en territorio estadunidense, y prometió combatir ambos fenómenos.

En un acto organizado en Central Islip, en la zona de Long Island, Sessions estableció que el crimen homicida de pandillas en Estados Unidos se debe en buena medida a la presencia de inmigrantes sin documentos que provienen de la frontera sur.

“Asegurar nuestra frontera y restaurar un sistema lícito de inmigración es una parte esencial de nuestra estrategia para combatir a los grupos criminales y garantizar la seguridad pública en nuestro país”, aseguró.

El procurador general visitó Long Island, donde el pasado 13 de abril fueron hallados los cuerpos de cuatro jóvenes centroamericanos brutalmente asesinados. Las autoridades señalaron que los crímenes estaban relacionados con el MS-13, una pandilla conformada por jóvenes de origen salvadoreño.

Desde comienzos de 2015, las autoridades del condado de Suffolk, en Long Island, han relacionado 15 asesinatos con actividades de la MS-13, que comenzó a asentarse en la zona a finales de la década de los años 90.

En ese sentido, Sessions destacó que “las organizaciones criminales transnacionales representan una de las amenazas más graves a la seguridad pública estadunidense hoy en día”.

El funcionario indicó que el crimen que cometen estas pandillas no sólo son asesinatos sino venta de drogas y, según él, tráfico y explotación sexual de menores de edad.

Sessions afirmó que las políticas más duras contra la inmigración indocumentada implementadas por el gobierno del presidente Donald Trump apuntaban a reducir estas amenazas.

“Sabemos que estas organizaciones criminales transnacionales contrabandean a miembros de pandillas a nuestro país casi exclusivamente a través de nuestra frontera con México. Guarecen a estos pandilleros en casas de seguridad en Texas antes de viajar a varios puntos de Estados Unidos”, explicó.

Fuera de la rueda de prensa, docenas de personas protestaron por la presencia de Sessions. De acuerdo con uno de los organizadores de la manifestación, el grupo Se Hace Camino Nueva York, la intención de Sessions era simplemente apuntarse puntos políticos a raíz de una tragedia local.

Destacaron en un comunicado, que la comunidad se opondría a que Sessions usara “los trágicos asesinatos de vidas de jóvenes para promover su agenda antiinmigrante”.

Por su parte, el asambleísta estatal Phil Ramos declaró en una conferencia telefónica que las políticas de Sessions contribuirán a aumentar el crimen debido a que inmigrantes sin documentos tendrán miedo de reportar delincuentes ante las autoridades.

“El uso de las recientes tragedias para justificar las redadas de inmigración perjudicará la capacidad del Departamento de Policía para resolver crímenes. Al hacerlo, los testigos se mostrarán reacios a presentarse (ante las autoridades)”, enfatizó Ramos.