Embajador chileno en México presenta libro sobre Salvador Allende

El embajador de Chile en México, Ricardo Núñez, presentó hoy aquí su libro “El gran desencuentro”, en el que aborda el socialismo chileno, el gobierno de la Unidad Popular y la figura del presidente...

El embajador de Chile en México, Ricardo Núñez, presentó hoy aquí su libro “El gran desencuentro”, en el que aborda el socialismo chileno, el gobierno de la Unidad Popular y la figura del presidente Salvador Allende (1970-1973).

En la obra, el exsenador socialista intenta esclarecer algunas partes de la historia de ese sector político que protagonizó y que se encuentran “brumosas”, además de referirse a la responsabilidad del Partido Socialista en el proyecto político de Allende.

Núñez aseveró en la presentación del libro editado por el mexicano Fondo de Cultura Económica (FCE) que la obra nació “en medio del horror, del miedo, del descalabro, en los días posteriores al golpe (de Estado de 1973 contra Allende), pero que se escribió muchos años después. Este libro es hijo del golpe, de alguna manera”.

“Estoy convencido que las causas de las tragedias políticas que azotan a menudo a los pueblos son muy difíciles de determinar. Deben pasar muchos años para que de a poco la memoria colectiva de un pueblo se active, no solo para recordar el dolor sino para intentar responder sobre los factores que generaron la tragedia”, precisó.

Agregó que se debe profundizar en “nuestros errores, nuestras carencias, qué rol jugó Salvador Allende y porqué algunos líderes de la época no supieron o no quisieron evitar la intervención militar” encabezada por el exdictador Augusto Pinochet (1973-1990).

El presidente del gobernante Partido Socialista, Álvaro Elizalde, señaló por su parte que el libro del embajador Núñez “es histórico y describe una serie de desencuentros y encuentros, que es quizás la esencia” del partido. 

“Pero no sólo se da cuenta del desencuentro entre socialistas, sino también con quienes han sido nuestros partidos aliados y algunos de estos desencuentros han tenido un impacto fundamental en la historia de Chile, el más relevante el desencuentro entre los demócratas que dio origen a la dictadura militar en 1973”, precisó.

Indicó que el libro da cuenta de la relación entre socialistas y comunistas y que se aprecia un Partido Socialista “profundamente influenciable por las experiencias revolucionarias y reformistas en el mundo, un partido que tiene como objetivo buscar un referente alternativo a los socialismos reales”.

El politólogo Manuel Antonio Garretón comentó, por su parte, que “se nos puede contar porqué la derrota o fracaso del proyecto de la Unidad Popular, pero desde una narración histórica no podemos contestarnos porqué ocurre. Son los hechos los que explican los otros hechos”.

Añadió que “la responsabilidad fundamental no es, independiente de sus contradicciones, ni del proyecto (de la Unidad Popular) ni de quienes lo encarnaron, sino de los enemigos. Una vez afirmado eso con absoluta claridad, se puede entrar a analizar lo que fue ese proyecto”.

Respecto a Allende indicó que “su liderazgo es una resultante de las tensiones, contradicciones y proyectos de la izquierda chilena, de la influencia que tiene la izquierda latinoamericana en la izquierda chilena y el gran problema es que Allende no pudo llegar a ser un líder constituyente, sino uno resultante de esas tensiones”.

Por último, el presidente de la Fundación Patricio Aylwin, Miguel Aylwin Oyarzún, dijo que Núñez “aborda con coraje los temas más álgidos, cuya controversia se ha prolongado y prolongará por muchos años y aún con la mirada de hoy no es posible conciliar”.

Puntualizó que el libro deja “el sabor amargo de recordar la tragedia que puede conducir la falta de interés de los actores políticos de buscar los acuerdos necesarios es aspectos tan fundamentales como el valor intrínseco de la democracia como único mecanismo que permite la libertad y la dignidad” de las personas.

Recalcó que “la Unidad Popular, que no contaba con la mayoría del Congreso, tuvo escasa disposición a buscar acuerdos, prefirió mantener una política de avanzar en los hechos, avanzar sin transar, a través de resquicios legales, intervención en las empresas y estatización de los bancos”.