Rescatarán a niños y niñas trabajadores de cruceros de la Ciudad de México

El programa “Niñas y niños fuera de peligro” servirá para que ningún menor tenga que trabajar en cruceros o en calles de la Ciudad de México, señalaron el secretario de Desarrollo Social, José Ramón...

El programa “Niñas y niños fuera de peligro” servirá para que ningún menor tenga que trabajar en cruceros o en calles de la Ciudad de México, señalaron el secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva Gálvez, y la bancada perredista en la Asamblea Legislativa.

En conferencia de prensa, el funcionario capitalino indicó que de esa manera se atenderá y prevendrá esa problemática ya que esos menores de edad se encuentran en grave riesgo de sufrir accidentes al realizar actividades comerciales o malabares para ganarse algunas monedas.

Recordó que a partir de ayer iniciaron este programa acudiendo a los más de 280 puntos o cruceros donde se ha detectado la presencia de menores que solos o acompañados de sus padres, realizan actividades para ganarse algunas monedas.

Sin ninguna coerción, subrayó, se dialoga con los padres de familia para convencerlos de permitir que sus hijos sean trasladados a un centro de atención integral, donde recibirán alimentos, un reconocimiento médico, educación y vestimenta.

Expuso que los niños podrán permanecer en el centro durante las horas de trabajo de sus padres o si hay disposición, los menores podrán quedar bajo la protección permanente del programa, siempre permitiendo el acceso de los padres para tener contactos con sus hijos.

Aclaró que no hay retiro de patria potestad, sino que los padres tendrán que firmar una responsiva para que los pequeños puedan ser llevados al centro de atención integral, que de momento cuenta con capacidad para recibir entre 40 y 50 menores.

“Se les traslada a los niños a centros de atención con anuencia de los padres y por la noche se les regresa a sus hogares o a dónde digan los progenitores", detalló.

El funcionario capitalino detalló que se acondicionó el Centro de Asistencia e Integración Social (CAIS) que funcionará como una especie de albergue con vigilancia y seguridad, donde se recibirá a niños desde meses y hasta 12 años de edad.

Destacó que ese programa se planificó en conjunto con los diputados locales de la fracción del PRD en la Asamblea Legislativa, y fue enfático en señalar que no se tiene como objetivo sancionar a los padres, pero si hay indicios de explotación de menores se denunciará ante la Procuraduría capitalina.

Ante la posible renuencia de colaboración de los padres, Amieva aseveró que no existe excusa ni justificación alguna para que los pequeños estén laborando en las calles; al tiempo que precisó que la mayoría de estos menores provienen de otros estados, en particular del Estado de México.

Por su parte, el coordinador de la bancada perredista, Leonel Luna Estrada, destacó que el programa considera ofrecer alternativas laborales para los padres de familia, con la finalidad de que puedan tener un trabajo formal para la manutención de la familia.

Finalizó que la sociedad puede involucrarse en este programa, pues basta llamar a Locatel para avisar sobre la presencia de niños trabajando en los cruces o las calles para que acuda una unidad con personal de de IASIS para convencer a los padres y poder trasladarlos al centro de atención integral.