Trump aprieta tuerca en maderas para buscar concesión en TLCAN: Analistas

— La quinta batalla comercial iniciada este martes por Washington contra la madera canadiense es parte de la estrategia del presidente estadunidense Donald Trump para presionar a Ottawa antes de...

— La quinta batalla comercial iniciada este martes por Washington contra la madera canadiense es parte de la estrategia del presidente estadunidense Donald Trump para presionar a Ottawa antes de renegociar el TLCAN, consideraron analistas.

La disputa entre ambos países en torno a la comercialización de maderas suaves para construcción no es nueva. Desde 1981 la industria forestal estadunidense ha acusado a su contraparte canadiense de estar subsidiada por el gobierno.

Este martes la administración Trump impuso aranceles compensatorios de entre 3.2 por ciento y 24.12 por ciento a exportadores canadienses lo que dio inicio a la llamada batalla “Lumber V”.

Sin embargo, algunos analistas canadienses consideran que esta drástica medida de Estados Unidos contra su vecino y socio comercial del norte es parte de una estrategia de la Casa Blanca para presionar a Ottawa y poder alcanzar concesiones en su favor a la hora de renegociar el tratado de ambos países y México.

“Existe un ángulo político en todo esto. Trump necesita el apoyo del congreso en la renegociación del TLCAN, por lo que le ayudará si senadores de estados afectados en sus industrias de maderas y lácteos se ven envueltos en las conversaciones del acuerdo trilateral”, expresó el analista Campbell Clark.

La otra parte de la táctica es preocupar a los exportadores canadienses (hasta ahora Trump ha atacado a los sectores de lácteos, maderas y energéticos) para después sentarse a negociar con Ottawa para buscar concesiones.

“El propio secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo al ser confirmado por el Senado que las amenazas de Trump estaban pre condicionando a Canadá y a México para hacer concesiones”, refirió.

En este mismo sentido, Patrick Leblond experto en negocios y políticas públicas de la Universidad de Ottawa, aseguró que esto parece ser una estrategia en donde Washington “será extensivamente proteccionista para que Canadá piense que lo acordado será mejor que nada”.

Los analistas coinciden en que los mejor para Ottawa es “mantenerse firme” frente a las amenazas de Trump, quien hace sólo dos meses prometió a Justin Trudeau que sólo haría pequeños ajustes al comercio con Canadá.

Las recientes medidas compensatorias contra la madera el 10 por ciento que se agregaría en junio, además de la promesa a los productores de lácteos de hacer algo frente a lo que considera un comercio desleal de los canadienses, está demostrando que Trump no cumple su promesa.

“México, nosotros sentimos su dolor, amigo”, escribió Campbell Clark al poner a Canadá y México en el mismo sitio frente al proteccionismo estadunidense.

La canciller canadiense Chrystia Freeland, quien participó en Berlín en la cumbre Women20, dijo en una entrevista a Bloomberg: “amigos estadunidenses traten bien a sus clientes canadienses”, enfatizando que su país también es un importante destino para las exportaciones de Estados Unidos.

Lawrence Herman, exdiplomático canadiense especialista en derecho comercial internacional, señaló que lo mejor para Canadá sería poder negociar el asunto de las maderas en forma separada del TLCAN.

Canadá puede presentar litigio contra Estados Unidos ante la OMC, pero el problema es que estos procesos son muy “largos y complicados”, mientras que el impuesto de 24 por ciento a las maderas comenzaría la próxima semana.

“Por ahora la opción para Canadá es continuar agresivamente la pelea con todas las armas legales posibles”, indicó Herman.

En su opinión e independientemente de que pueda ganar Canadá ante la OMC –como ha sucedido en las cuatro batallas anteriores— y que se llegue a un acuerdo con Washington, lo mejor para mantener a flote las exportaciones de madera canadiense es diversificar el mercado, “esta será quizás la única solución a largo plazo”.