Rinden homenaje póstumo al antropólogo cultural Carlos García Martínez

Por dedicar más de tres décadas a la gestión, promoción y capacitación cultural en todo el país, el antropólogo, artista creativo y promotor cultural Carlos García Martínez (1953-2017), quien murió...

Por dedicar más de tres décadas a la gestión, promoción y capacitación cultural en todo el país, el antropólogo, artista creativo y promotor cultural Carlos García Martínez (1953-2017), quien murió el pasado 17 de marzo, recibió un homenaje en el que amigos, familiares, colegas y funcionarios culturales hablaron de su legado y aportaciones.

El tributo se realizó en el Auditorio de la Secretaría de Cultura, donde se dieron cita público, colegas, amigos y colaboradores, así como Carlos y Gala García, hijos del homenajeado, su viuda Beatriz, y su hermano Víctor, entre otros familiares.

Antonio Crestani, director general de Vinculación Cultural, se refirió al hombre afable, cordial, de grandes retos, excelente conversador,  amante de la escultura en hierro, y con una sólida formación académica, que sabía disfrutar de la vida y de su familia.

García Martínez reanimó la colección editorial “Intersecciones”, especializada en la promoción y gestión cultural, duplicando así su número de títulos, mientras que como director de Capacitación Cultural dio servicio a las 32 entidades, con un trabajo dedicado que le valió reconocimiento en todo el país.

A través de un video que incluyó diversos testimonios, el  antropólogo social Mac Gregor Campuzano externó que la principal contribución de García Martínez a la política cultural del país era la consolidación del Sistema Nacional de Profesionalización y Capacitación de Promotores y Gestores Culturales.

En ese sentido,  encargó y produjo libros vinculados a la violencia en México, a las adicciones, a las nuevas tecnologías y cómo la cultura podía, en todos estos terrenos, aportar para el desarrollo en México.

En su oportunidad, Jorge Gutiérrez, subsecretario de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura, sostuvo que Carlos Martínez fue sin duda una celebridad, un verdadero personaje, lleno de virtudes y facetas. Hombre rico en anécdotas, y en recursos para seducir, encantar y motivar a sus interlocutores, tanto en el aula como en lo cotidiano.

“Más allá de las consideraciones institucionales, Carlos deja un testimonio de vida, generosidad, imaginación y congruencia, que constituye una guía para quienes seguimos en el empeño de la tarea cultural y en la búsqueda de una sociedad más justa”, señaló Diego Prieto, titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en un emotivo texto.

“Te hubieses quedado otro rato nomás, para seguir estudiando las creencias populares y platicando sabroso con tantos amigos que tuviste y tienes, y disfrutando las ricas tardes en San Gil, y recogiendo fierros de cualquier parte para convertirlos en peces, esqueletos, pavorreales, quijotes, cristos, bicicletas, ranas o fósiles”, agregó el funcionario cultural.

Carlos Enrique García Herrera, hijo del promotor cultural compartió con los presentes: “mi papá era una persona de contradicciones. Era doctor y escultor. Ciencia y arte vivían en él. Era un hombre de carácter duro pero cariñoso. Su rostro y actitud seria se sumaban a su amable personalidad. Era líder y compañero. Daba instrucciones, pero se ponía a tu lado al momento de trabajar”.

Agregó que lo más difícil de las muertes repentinas, “es que no te da tiempo de despedirte,  de prepararte, de dejar todo listo, de decir todo lo que tenías que decir. Muchas cosas se quedan pendientes, en el aire. Lo más difícil de la muerte es que es ingrata y que llega cuando nadie la espera. Ha pasado un mes y aún no me acostumbro a la idea. Es difícil decir adiós a nuestros padres”, dijo García Herrera.

Su hermano Víctor García Martínez, en nombre de la familia, agradeció el homenaje. “Es difícil resignarse a su ausencia. Hijo ejemplar. Hombre de excelentes y múltiples talentos. Fraguó su genio al calor de la soldadura y sus fierros viejos y retorcidos, con los que creó formidables e ingeniosas obras de arte”.

El homenaje, el cual concluyó con un emotivo aplauso,  coincidió con la fecha de cumpleaños de Carlos García Martínez (26 de abril de 1953), a quien se recordó como médico, amante del arte, la cultura popular y la gastronomía mexicana.

Carlos García Martínez se graduó como médico cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con especialidad en medicina familiar, y realizó estudios de maestría en Antropología Cultural por la Universidad Autónoma de Querétaro.

Durante 15 años combinó el ejercicio de la medicina con la antropología y la investigación social. Se incorporó al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, ahora Secretaría de Cultural, hace 27 años.

Ocupó diversos cargos: jefe de la Unidad Regional de Culturas Populares en Querétaro, Coordinador de la Zona Centro y de la Zona Centro Occidente y director de Capacitación Cultural de la Dirección General de Vinculación Cultural, de la Secretaría de Cultura.

Publicó libros como “Gracias y Desgracias”, en el cual conjugó sus investigaciones en antropología social y medicina tradicional. También escribió “La puericultura y la mitología popular en México” y “Cuidado con los consejos”.