Para francés Pierre Lemaitre la novela negra revela pasiones en crisis

La novela negra tiene una ventaja respecto del conjunto de la literatura y es que siempre se sitúa en un momento de incandescencia, en un momento en que las pasiones se hallan en crisis, aseguró el...

La novela negra tiene una ventaja respecto del conjunto de la literatura y es que siempre se sitúa en un momento de incandescencia, en un momento en que las pasiones se hallan en crisis, aseguró el escritor francés Pierre Lemaitre (1951).

El llamado "rey de la novela negra" y ganador del Premio Goncourt, quien se encuentra en México donde esta tarde presentará sus libros “Recursos inhumanos” y “Camille”, comentó que gracias a este género, también llamado policiaco, "la verdad de los personajes se hace mucho más evidente".

“Pongamos a cualquier personaje en una situación extremadamente pasional, y pronto aparecerá la verdad de ese personaje; por lo tanto, esa es una de las virtudes de la novela negra, trabajar con historias que suceden en momentos en los cuales todas las pasiones están desbordadas y los sentimientos llegan a su verdad por exceso”, dijo el autor en entrevista con Notimex.

El también "Premio Best Novel Valencia Negra" presentará en una reconocida librería de Miguel Ángel de Quevedo, al sur de esta ciudad, ambas publicaciones que tienen en común la obsesión, a decir del escritor.

En “Recursos inhumanos”, el francés con humor, crudeza y un realismo brutal, explora el lado más inmoral del mundo empresarial y los efectos perversos que el desempleo puede llegar a tener en cualquier persona.

En esta obra, Pierre exhibe a Alain Delambre, un directivo en paro de casi 60 años que ha perdido toda esperanza de encontrar trabajo y se siente cada vez más marginado.

Cuando una empresa de reclutamiento considera su candidatura, el protagonista está dispuesto a todo con tal de conseguir el empleo y recuperar su dignidad, desde mentir a su esposa hasta pedirle dinero a su hija para poder participar en la prueba final del proceso de selección: un simulacro de toma de rehenes.

Sin embargo, la ira acumulada en años de agravios no tiene límites y el juego de rol puede convertirse en un macabro juego de muerte.

“Delambre forma parte de una generación un poco más antigua para la cual el trabajo era un valor, que no era solo un medio de ganarse la vida en su época, sino que es un hombre que nació justo después de la guerra en los años 50.

“En el fondo es un hombre que ya no está en cronicidad con su tiempo, parece estar corriendo detrás de algo que ya no existe, corre tratando de alcanzar el valor del trabajo, siendo que ese valor ya no existe en tiempo de dinero, del job, de las ganancias, un hombre de otra generación”, dijo.

Para Pierre, la principal modificación que se ha dado en los últimos 20 años por lo que hace al trabajo, es que el beneficio, la ganancia, ya no viene del trabajo, sino de la bolsa, de la ganancia bursátil.

“De tal manera que lo que crea creando plusvalía ya no es el trabajo de la gente, sino la habilidad de cierto número de expertos, de privilegiados que por sí solos fabrican en tiempos cortos, ganancias que ya no tiene comparación posible con las que se podrían esperar por parte del trabajo.

“Es decir, fabricar un auto exige años, pero para tener ganancias en la bolsa, requiere de segundos, el tiempo ya no es el mismo”, explicó.

Contó que la inquietud de escribir “Recursos inhumanos”, radica en la experiencia tanto de él como de su padre, perdieron sus empleos, él en la década de los ochenta, a sus 40 años, y su padre a la edad de 50 años.

“Me impactó más en el caso de mi padre porque tiene más edad, es difícil ser desempleado, pero ser un desempleado viejo es el infierno”, consideró.

El escritor francés explicó que el principal enemigo de Alain en la novela, es Alain mismo, porque, dijo, "en el fondo este hombre intenta alcanzar algo que termina por perder de vista".

“Quiere encontrar trabajo porque piensa que si lo encuentra podrá recuperar a su mujer, la estima de sus hijos, conservara su departamento, sin darse cuenta de que ha ido tan lejos en esta historia que el éxito de su historia le hará perder lo que él desea que es su mujer y sus hijos.

“En el fondo, es la definición misma neurosis obsesiva; en la obsesión uno termina corriendo tras algo cuyo valor ha perdido de vista”, comentó.

Por lo que corresponde a “Camille”, se trata del cierre de la saga protagonizada por Camille Verhoeven, escrita por el propio Pierre Lemaitre, con la que ganó el prestigioso Dagger Award de novela negra.

La publicación tiene como protagonista a Anne Forestier, una mujer que queda atrapada en medio de un atraco a una joyería en los Campos Elíseos.

Tras recibir una paliza que la deja al borde de la muerte, tiene la suerte de sobrevivir y la condena de haber visto la cara del asaltante. Su vida corre un grave peligro, pero Anne cuenta con la ayuda del hombre al que ama: el comandante Camille Verhoeven, quien estará dispuesto a actuar al margen de la ley con tal de protegerla.

“Se trata de una novela muy negra; en el fondo son dos libros sobre la obsesión, porque Camille en su búsqueda, termina por ser algo obsesivo y no se da cuenta de que se está saliendo del camino, está transgrediendo las reglas, porque en el fondo, perdió toda su lucidez.

“Camille y Alain poseen una obsesión, pierden toda lucidez acerca de su propia situación, Alain podría seguir siendo un buen funcionario, hacer su trabajo con el rigor que espera, con el desapego y lucidez que uno espera de alguien que está al servicio del público, pero es un hombre desbordado por sus pasiones al igual que Camille”, señaló el autor.