Nueva temporada del programa "Cuenta con Sofía", de Canal Once

Valores o principios que ha tenido la sociedad durante décadas, como "no ataques a nadie, no maltrates, no digas mentiras", son los que permean el programa "Cuenta con Sofía", producción de Canal...

Valores o principios que ha tenido la sociedad durante décadas, como "no ataques a nadie, no maltrates, no digas mentiras", son los que permean el programa "Cuenta con Sofía", producción de Canal Once que inicia su cuarta tempoarada en la televisora del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

En entrevista, la actriz y cuenta cuentos Sofía Álvarez, protagonista de la serie, aclaró que su emisión que puede verse los lunes no tiene la intención de dar lecciones ni consejos, simplemente la recorren dichos principios, que todos manejan en la sociedad.

“Pero de ninguna manera ni son cuentos educativos, ni cuentos para decir que eso si se debe de hacer o esto no se debe de hacer”, subrayó al precisar que en cada emisión trata de abordar muchos, "pero de ninguna manera queremos dar una lección de moral”.

La esposa del actor Héctor Bonilla detalló que las novedades en esta nueva temporada es más de tipo técnico, como el movimiento de las cámara, que en el lenguaje que se usa para los niños. Asimismo, “al final de cada programa tenemos un videoclip con los protagonistas de cada cuento, eso es algo no teníamos en las anteriores temporadas”, abundó.

En cuanto al contenido, afirmó que los cuentos básicamente siguen siendo los mismos, “creemos que los niños mexicanos, hoy por hoy y los niños mexicanos que fuimos hace muchos años, y todos básicamente es eso, los cuentos no pasan de moda, porque llega a determinadas edades a cumplir determinadas necesidades”.

En "Cuenta con Sofía" cada narración es una llave mágica que estimula la imaginación de niñas y niños, por medio de disfraces, música, bailes y la libre adaptación de obras como “Una sirena en apuros”, “Danzón”, “Catálogo de abuelos” o “La suerte del siete”.

Lo mismo que “Meunet”, “Amigo Claudio”, “Los rebuscadores”, “Cuento olvidado”, “Silencio”, “Silla”, “La casa azul”, “Dos pies izquierdos” y “Aquiles pintan paredes”.

Respecto a la influencia de los adelantos tecnológicos en los niños, aseguró que es evidente, “creo los niños están mucho más tiempo en casa aplastados en el sillón, moviendo los aparatos de juegos o en el celular.

“Antes nosotros corríamos en las calles y al anochecer nos chiflaban para meternos a nuestras casas, pero creo que lo que se estimula no varía es esta capacidad de transformar las cosas, de imaginarlas, es decir que una caja puede ser una nave espacial, un fuerte, mi casa, un monstruos; eso afortunadamente los niños no lo pierden, ni lo perderán nunca”, subrayó.

En la actualidad hay niños mucho más estimulados, acostumbrados a la inmediatez, a tener todo mucho más rápido, a picar y hacer clic y tener la información mucho más rápida que ir a buscar en algún libro, pero la imaginación y la capacidad es la misma, finalizó.