Autoridad ambiental clausura plantas desaladoras en Baja California

Inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuraron cuatro plantas desaladoras de empresas agrícolas, ubicadas en la delegación municipal de San Quintín, en...

Inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuraron cuatro plantas desaladoras de empresas agrícolas, ubicadas en la delegación municipal de San Quintín, en Ensenada, Baja California.

La medida impuesta a las empresas Bio-Horticultura Las Parritas, SA de CV, Seminis Vegetable Seeds Mexicana S de RL de CV, Rancho Pochtlan SA de CV y Rancho San Isidro, SA de CV se aplicó debido a que no contaban con la autorización en materia de impacto ambiental.

Durante las visitas de inspección a las compañías dedicadas a la agricultura y exportación de calabaza, pepino, fresas y frambuesas, se localizó la instalación y operación ilegal de las plantas desaladoras.

La Profepa especificó que en las diligencias se detectó que contaban con obras hidráulicas de ese tipo, que toman el agua de pozos situados dentro de sus instalaciones y cuya descarga de aguas de rechazo se realiza en reservorios para su evaporación de forma natural.

Los inspectores ambientales revisaron el sistema de desalinización de cada empresa y requirieron a los representantes legales las autorizaciones vigentes y correspondientes en materia de impacto ambiental, emitidas por la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Los inspeccionados mostraron únicamente los títulos de concesión otorgados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), que no acreditan la evaluación de la posible afectación y alteración al medio biótico y abiótico, además de los efectos sobre el ecosistema y el hábitat de especies de flora y fauna silvestre.

A causa de no haber mostrado los permisos correspondientes para la ejecución de las obras y actividades realizadas, conforme a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, se ordenó como medida de seguridad la “Clausura Temporal” de las cuatro plantas desaladoras.

La Procuraduría ambiental indicó que vigilará que se cumpla la medida de seguridad establecida y dará seguimiento al proceso administrativo hasta emitir la resolución que corresponde, ya que el quebrantamiento de sellos, tipifica un delito y se sanciona conforme al Código Penal Federal.