Ciencia y política, aliados clave para enfrentar el cambio climático

Para enfrentar las consecuencias del cambio climático se requiere la participación de los científicos sociales en la redefinición del aprovechamiento de los recursos naturales y evitar el cambio de...

Para enfrentar las consecuencias del cambio climático se requiere la participación de los científicos sociales en la redefinición del aprovechamiento de los recursos naturales y evitar el cambio de uso de suelo para recuperar la vida comunitaria.

Para la investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, Cecilia Conde, el cambio climático es un problema ético y político y no sólo ambiental o natural, por lo que para enfrentarlo se requiere de la ciencia y la política en el contexto de la justicia climática.

En el marco de los Foros Universitarios “La UNAM y los desafíos de la nación: cambio climático”, expuso que en el camino para incrementar la capacidad de resilencia ante las modificaciones a la naturaleza, se debe contemplar la igualdad, los derechos humanos y colectivos.

En la ponencia “Impactos, vulnerabilidad (dimensión humana), adaptación, resilencia (sustentabilidad)”, la investigadora subrayó que hoy, más que nunca, urge la participación de los científicos en el combate al cambio climático, a la pérdida de biodiversidad y de fertilidad de las tierras.

Destacó el papel que han jugado los científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el cuarto reporte del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático, por su sigla en inglés), en el que participaron 17 investigadores mexicanos, de los cuales 10 eran de esta casa de estudios.

Lo mismo ocurrió con el quinto reporte, donde colaboraron 23 científicos mexicanos, 11 de la UNAM y en cuyo desarrollo se demostró que esta Universidad puede aportar elementos suficientes para contar con elementos valiosos para hacer frente al cambio climático, resaltó.

Cecilia Conde dijo que gracias a esta participación se ha podido determinar la urgencia de la adaptación regional como una prioridad, eliminando la desigualdad y la injusticia ambiental, con respeto a los derechos de los pueblos originarios.

Por ello, aseveró, en el proceso de adaptación e incremento de resilencia, la participación de los científicos sociales es la que puede ayudar a consolidar las bases para rescatar el área verde perdida y que resulta ser la principal capturadora de carbono.

Asimismo, puede favorecer a establecer las acciones que permitan redefinir el aprovechamiento de los recursos naturales y evitar el cambio de uso de suelo, el cual resulta ser uno de los principales elementos que han favorecido el cambio climático, agregó.