EUA a la caza de empresas por venta fraudulenta de productos anticáncer

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) lanzó hoy una ofensiva contra 14 empresas que vendían ilegalmente más de 65 productos que, de manera fraudulenta, afirman...

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) lanzó hoy una ofensiva contra 14 empresas que vendían ilegalmente más de 65 productos que, de manera fraudulenta, afirman prevenir, diagnosticar, tratar o curar el cáncer.

La FDA solicitó respuestas de 14 empresas para corregir las contravenciones o de lo contrario enfrentar potenciales repercusiones legales, incluyendo el decomiso del producto, requerimientos judiciales o el encausamiento penal.

“Los consumidores no deben usar estos ni otros productos parecidos cuya eficacia no esté comprobada, porque pueden ser peligrosos”, advirtió Douglas W. Stearn, director de la Oficina de Cumplimiento y Operaciones de Importación de la Oficina de Asuntos Regulativos de la FDA.

Los productos, cuyo nombre comercial no fue dado a conocer, son vendidos sin la aprobación de la FDA, especialmente en sitios de internet y plataformas de redes sociales.

Algunos son comercializados como píldoras, cremas tópicas, ungüentos, aceites, gotas, jarabes, tés o infusiones y dispositivos de diagnóstico.

“Aconsejamos a la gente que se mantenga alerta, ya sea en línea o en una tienda, y que no compre productos comercializados para el tratamiento del cáncer sin prueba alguna de que van a funcionar”, añadió Stearn.

La FDA hizo notar que la comercialización y venta de productos que afirman prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades, sin primero demostrar ante la FDA que son seguros y eficaces, constituye una contravención a la ley federal.

La FDA ha enviado 90 cartas de advertencia en los últimos 10 años a empresas que comercializaban cientos de productos fraudulentos que hacían afirmaciones falsas sobre el cáncer en sitios de internet, redes sociales y tiendas.

Aunque muchas de estas empresas han dejado de vender los productos o de hacer declaraciones fraudulentas, muchos productos peligrosos continúan vendiéndose directamente a los consumidores por la facilidad con la que las compañías pueden mudar sus operaciones a nuevos sitios electrónicos, añadió.