Prevé Dilma Rousseff ola corta de gobiernos neoliberales en América Latina

La depuesta presidenta brasileña, Dilma Rousseff, previó hoy que la ola neoliberal que ha retornado a varios países de América Latina será corta y advirtió que solo la democracia “es el camino para...

La depuesta presidenta brasileña, Dilma Rousseff, previó hoy que la ola neoliberal que ha retornado a varios países de América Latina será corta y advirtió que solo la democracia “es el camino para Brasil”.

“Creo que esta ola neoliberal será una ola mucho más corta que aquella que nos pegó en América Latina con los regímenes militares”, dijo Roussef, en rueda de prensa previo a participar el lunes por la noche en un acto del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales” (CLACSO).

La presidenta, quien dictará la conferencia “El futuro de la democracia en América Latina”, precisó que en Brasil, Argentina, Uruguay y Chile, en promedio las dictaduras militares reinaron unos 21 años en el siglo pasado.

Pero contra los gobiernos neoliberales, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, “el pueblo sabe que es posible que otro mundo sea posible”.

Pero también advirtió que el resurgimiento de los gobiernos conservadores en países de América Latina, coincide con “la más larga y lenta recuperación económica” posterior a una crisis económica, la de 2008-2009 causada por la desconfianza crediticia en Estados Unidos.

De hecho, consideró que el problema con las hipotecas en Estados Unidos, que luego se extendió por el mundo es “el mayor escándalo de corrupción de los últimos años.

Rousseff planteó que combatir la corrupción pasa por atacar los paraísos fiscales porque a esos lugares van a dar los recursos generados por la corrupción relacionada con la evasión fiscal.

“La corrupción es hecha con recursos no contabilizados. Por qué hay recursos no contabilizados porque hay paraísos fiscales”, dijo.

Rousseff -la primera mujer en gobernar Brasil- fue destituida en 2016 por el Congreso de Brasil, acusada de supuestas irregularidades fiscales, pero la mandataria siempre ha rechazado que haya estada involucrada en hechos de corrupción.

La gobernante brasileña derrocada indicó que su antecesor, Luis Inacio Lula Da Silva, impulsaron medidas contra la corrupción, como el hecho de generar que no sea el gobernante quien elija al Fiscal General de la Nación.

La mandataria destituida señaló que el principal motivo de su derrocamiento para ser sustituida por su vicepresidente Michel Temer fue “encuadrar a Brasil en el neoliberalismo”.

Pero también denunció que en su salida hubo componentes misóginos en una sociedad machista que considera a una mujer emocionalmente inestable y a un hombre lo califica de equilibrado.

Rousseff indicó que como parte de las políticas neoliberales adoptadas por su sucesor está el hecho de aprobar una ley para congelar por 20 años el gasto social.

La presidenta dijo que de manera tradicional América Latina fue gobernada por gobiernos populistas acompañados de políticas neoliberales en la década de 1990 pero luego surgieron gobiernos de izquierda que diseñaron políticas populares dirigidas hacia los sectores más desprotegidos.

En los últimos años en América Latina se redujeron las desigualdades, indicó.

La mandataria consideró que por su alta tasa de popularidad Da Silva -quien aspiraría a las elecciones de 2018- no puede ser sacado del proceso aunque enfrenta también acusaciones de corrupción.

“Para nosotros la democracia es el único camino. Brasil solo ganó cuando fue democrático y solo perdió cuando no fue. Para nosotros la democracia es lado cierto de la historia”, planteó.