Autónoma de Querétaro promueve cultivo de algas como complemento alimenticio

A fin de facilitar la incorporación de proteína en la alimentación de personas de escasos recursos o comunidades rurales apartadas, se implementó un proyecto de cultivo alternativo de microalgas...

A fin de facilitar la incorporación de proteína en la alimentación de personas de escasos recursos o comunidades rurales apartadas, se implementó un proyecto de cultivo alternativo de microalgas –específicamente de Arthrospira máxima, mejor conocida como Espirulina-.

El coordinador de Proyectos Especiales del Departamento de Vinculación Social de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Alejandro Cruz Mendoza, informó que "la ventaja de esta microalga es que tiene entre 70 y 80 por ciento de proteína, un 10 a 20 por ciento de lípidos y el restante son carbohidratos".

El académico señaló que "todos buscamos consumir proteína en la alimentación diaria ya que es a base de ella que se produce músculo y se generan enzimas, además de que se promueve la actividad inmunológica, y generalmente la proteína se obtiene de la carne, pero en las comunidades rurales muchas veces no es posible consumirla, ya sea por el costo o porque no hay”.

Cruz Mendoza manifestó que desde 2014, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) propuso la Espirulina como un aditivo alimenticio y promovió su cultivo en África.

“La ventaja de esta alga es que la variedad A. máxima es mexicana. Entonces pensamos que esto podría replicarse en México. La intención que tenemos con este proyecto es producir esta microalga pero con un medio de cultivo alternativo, pues los reactivos que se usan en el laboratorio son caros o difíciles de conseguir, sobre todo si vives en una comunidad rural”, indicó.

El proyecto que conduce actualmente el Cruz Mendoza promueve el cultivo doméstico de la Espirulina utilizando como medio de cultivo orina humana, solución de hierro –creada a partir de clavos oxidados-, bicarbonato de sodio y sal.

“Ya en el municipio de Arroyo Seco hemos estado trabajando y esperamos que la gente se apropie de este cultivo. Una ventaja que tenemos, por ejemplo, es que no necesitamos usar agua nueva, se puede reutilizar la que ya se tiene; la orina siempre la descartamos pero no hay que olvidar que químicamente tiene propiedades que pueden alimentar a cualquier otro tipo de organismos y en este caso la utilizamos con la Espirulina”, dijo.

“Nosotros al consumir Espirulina, si la agregamos a nuestra alimentación, tendremos mayor facilidad de producir músculo además estamos sustituyendo algunos precursores de aminoácidos que se utilizan en el sistema inmunológico. Por lo tanto, al consumir Espirulina, nuestro cuerpo responde mejor a cualquier enfermedad de bajo espectro. No es un tratamiento, pero sí una forma de alimentación que nos ayuda”, apuntó el investigador.

El académico observó que desde la época precolombina, los mexicas ya consumían el alga Espirulina y de acuerdo con esta experiencia y con investigaciones posteriores, es mucho más recomendable consumir el alga fresca junto con el alimento normal, aunque también es posible aplicar un proceso de deshidratación.