Insta Derechos Humanos a impulsar lectura y escritura

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó a las autoridades educativas a impulsar el desarrollo de las habilidades de lectura y escritura, como parte de la obligación general del...

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó a las autoridades educativas a impulsar el desarrollo de las habilidades de lectura y escritura, como parte de la obligación general del Estado de garantizar el derecho a la educación de todos los mexicanos.

En ocasión del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, destacó la necesidad de garantizar a la sociedad el pleno acceso a la alfabetización y fomentar la lectura, actividades que resultan fundamentales para disfrutar de otros derechos y generar integración social, en igualdad de condiciones.

En un comunicado, el organismo defensor informó que el analfabetismo constituye un obstáculo que restringe sensiblemente el goce y ejercicio de derechos humanos, entre ellos a la educación.

Los derechos humanos a la educación y la protección de los intereses morales y materiales que corresponden de las producciones científicas, literarias o artísticas se encuentran plenamente reconocidos por la Constitución Política y los tratados internacionales, acotó.

Al citar cifras del Consejo Nacional de Población (Conapo), indicó que en México aún hay cinco millones de personas en condición de analfabetismo, quienes no pueden ejercer plenamente sus derechos fundamentales, especialmente a la educación.

Ante ello, la CNDH llamó a la población en general a adoptar la lectura como un hábito positivo, así como a considerar que, además de ser el vehículo más importante para el aprendizaje, permite acceder a la cultura y al conocimiento en general.

De igual forma, agiliza la mente, logra un mejor razonamiento y facilita explorar todo aquello que nos rodea, y es una sana distracción.

Recordó que el Derecho de Autor se encuentra catalogado como un derecho humano, tal como lo establecen, entre otros, el Artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y el Artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

La Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), celebrada en París en 1995, decidió instituir el 23 de abril como el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor para rendir homenaje universal a los libros y los autores.

La celebración se instituyó para alentar a todos, y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos quienes han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad.