Guerrerenses preservan el traje típico de Acateca a través de la innovación

La calidez y alegría que se palpan en la región de Tierra Caliente en Guerrero son trasladadas al lienzo textil del traje típico de Acateca, en donde flores y animales decoran el enredo azul que...

La calidez y alegría que se palpan en la región de Tierra Caliente en Guerrero son trasladadas al lienzo textil del traje típico de Acateca, en donde flores y animales decoran el enredo azul que portan las mujeres del municipio de Chilapa.

En la comunidad de Acatlán más de 500 artesanos elaboran blusas, faldas y rebozos, a los cuales les han dado un toque de modernidad a fin de que su indumentaria pueda ser preservada, pero sin perder su esencia.

Uno de estos artífices es Justino Damiano Martínez, de 35 años, quien se ha dedicado a elaborar, junto con un grupo de familiares, trajes típicos originarios de su pueblo pero con un toque de innovación, actividad que le ha resultado, ya que entre sus clientes hay oriundos de Francia.

"Son vestidos estilizados y busco la forma de ofrecer a los clientes un diseño vanguardista", dijo.

Para Justino, en Guerrero el vestido más representativo es el traje de Acateca que consta de un enredo de color azul que representa la tierra y los bordados de animales y flores, simbolizan la fauna y flora de la región.

Mientras que la falda larga combinada con bordados de colores llamativos va acompañada de un huipil blanco que simboliza las nubes y también en algunos casos se les diseña flores bordadas de hilo conocido como artisela.

El joven diseñador de trajes típicos, quien ha concursado en desfiles de moda que se han hecho a través del DIF estatal en Chilpancingo y en Chilapa, comentó que el hilo de artisela lo han usado sus ancestros para los bordados de las faldas y el huipil de Acateca.

"Tenemos que enredar el hilo en un cartón para poder trabajar y lo tenemos que enredar en los cartones de lo contrario se nos enreda muchísimo a la hora de empezar a bordar", dijo.

Comentó que, incluso, hay personas entre el grupo de artesanos que se dedican especialmente a elaborar las madejas de hilo de artisela porque no cualquiera lo puede hacer.

Mientras relata parte de su trabajo, Justino empieza a dibujar las flores en una manga de una camisa que le han pedido, las cuales son serán bordadas con hilo blanco y amarillo.

Sin necesidad de aro, apoyándose únicamente en los dedos de su mano, se le enreda el hilo, pero contrario a la reacción de tomar un nuevo pedazo de artisela, trata de desenredarlo con mucha delicadeza para continuar con su trabajo.

"Si se enreda, la calidad del bordado baja de calidad, no es firme y todo porque el hilo no se trata con delicadeza, es un hilo muy delicado", señaló.

Por otra parte, Justino resaltó que en su comunidad son aproximadamente 500 artesanos, quienes elaboran las prendas de esta indumentaria para ayudarse económicamente.

"El 50 por ciento de las familias de Acatlán se dedica a la elaboración del traje típico, no se dedican de lleno porque no es su principal fuente de empleo, pero si lo realizan para ir juntando piezas y sobrevivir", apuntó.

Aunque la indumentaria de uso diario que usan los habitantes de este pueblo, es lo que más le gusta comprar a las personas que admiran la artesanía y los trajes típicos, Justino se ha encargado de diseñar las blusas típicas de su comunidad en piezas innovadoras.

Estas prendas las realiza en telas de gasa, chifón, organza, poliéster, lino, entre otras, y en ellas borda diseños florales, convirtiendo cada pieza en una prenda que podrá utilizarse de manera cotidiana o para ocasiones especiales.

"Yo recomiendo a las mujeres que las compran que las utilicen, ya sea cotidianamente o en ocasiones especiales, y les coloquen accesorios para que no se vean tan tradicionales sino se vean más modernas y diferente a las personas que portan el traje de Acatlán", señaló.

Ante esto, reconoció que gracias a la innovación su familia y él ahora tienen más trabajo y pedidos especiales de camisas para hombres y blusas de dama.

Además, elaboran diferentes diseños para participar en ferias artesanales que se hacen en municipios del estado y en diferentes entidades del país.

"Tenemos trabajo constantemente porque por lo regular los trajes tradicionales se usan menos que una prenda con innovación…Eso nos ayuda muchísimo a nosotros los artesanos que hacemos cosas de innovación para poder tener un trabajo constante", apuntó.

Asimismo, detalló que si se dedicarán a hacer únicamente los trajes tradicionales y sin ningún diseño nuevo, en un año no venderían mucho.

El artesano Justino comentó también que los nuevos diseños vanguardistas gustaron a franceses quienes visitaron su página de facebook y vieron fotografías de las blusas y vestidos de Acateca.

"Una pareja francés ha comprado mis camisas y blusas y me hicieron algunos encargos y la gente extranjera valora más los trajes tradicionales o típicos de nuestro estado", precisó.

No obstante, señaló que por innovar piezas nuevas del traje típico de Acateca, han recibido críticas por no conservar el traje tradicional.

"Nadie le va quitar su lugar, el traje tradicional es el traje que nos representa a nosotros, pero si tenemos que innovar...Es muy importante diseñar cosas nuevas para tener trabajo ya que de alguna manera si quedamos rezagados si sólo nos dedicamos a elaborar cosas tradicionales y es muy difícil que la gente adquiera un traje tradicional", precisó.

Justino dice que para elaborar una blusa bordada, camisa o rebozo se llevan más de una semana y un vestido puede elaborarse hasta 15 días.

"Si es un proceso de varias personas porque unos se dedican a realizar los telares, otros se dedican a trabajar el hilo y a darle ese procedimiento y otros hacer las camisas y otros abordar es un proceso donde se involucran hasta 20 personas".

Comentó que lo que él busca es seguir plasmando el traje de Acateca con otros diseños y que la gente se sienta orgullosa en lucirlo y portarlo.

"Las nuevas generaciones es muy difícil que les llamen la atención los trajes típicos, pero si ya ven un diseño más moderno pues ya lo pueden adquirir y de alguna manera nuestro bordado se mantiene vivo y nos ayuda a seguir manteniendo nuestro arte", puntualizó.