Afganistán vive día de luto nacional tras ataque talibán contra base militar

Afganistán vive este domingo un día de luto nacional por la muerte de 138 soldados en un ataque talibán contra una base militar en el norte del país durante la oración del viernes, en uno de los...

Afganistán vive este domingo un día de luto nacional por la muerte de 138 soldados en un ataque talibán contra una base militar en el norte del país durante la oración del viernes, en uno de los peores atentados contra el Ejército afgano, informaron autoridades locales.

“Día de luto nacional: homenaje a los honorables y valientes soldados musulmanes del Ejército muertos durante el rezo del viernes", escribió la oficina del presidente afgano, Ashraf Ghani, en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

Por orden del mandatario afgano, todos los edificios del gobierno tendrán sus banderas a media asta, al igual que las embajadas afganas en todo el mundo.

Este domingo también tendrá lugar una ceremonia en la mezquita del Palacio Presidencial para orar por las almas de los fallecidos y la pronta recuperación de los más de 160 heridos en el ataque talibán, reportó la agencia afgana de noticias Pahjwok.

En su mensaje, Ghani, quien visitó la víspera a algunos de los heridos, destacó que "cada soldado es un héroe" al tener la "opción" de servir al país "por un mejor futuro".

Alrededor de 10 rebeldes talibanes, vestidos con uniformes militares, atacaron el viernes pasado la base militar de Mazar i Sharif, en la provincia de Balkh, en el norte de Afganistán, poco después de que los soldados habían salido de una mezquita al término de la oración de los viernes.

De los 10 atacantes que perpetraron el asalto, siete fueron abatidos, dos se hicieron estallar y uno fue detenido, según el Ministerio afgano de Defensa, sin dar mayores detalles.

El portavoz de los talibanes, Zabihulá Muyahid, precisó la víspera en un comunicado que el ataque es una represalia por la reciente muerte de varios líderes del grupo insurgente en el norte de Afganistán.

Según el presidente afgano, los insurgentes realizan este tipo de ataques contra "civiles, mezquitas, académicos, mujeres, jóvenes y niños" porque las fuerzas de seguridad han infligido "un número de bajas sin precedentes a los enemigos" en el campo de batalla.

Ghani, quien reconoció que Afganistán atraviesa "una etapa crítica", dijo que lo que está sucediendo no es una guerra "interna", sino que se está llevando a cabo una "campaña internacional" perpetrada por grupos terroristas para "desestabilizar" el país.

Desde el fin de la misión de combate de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en enero de 2015, la violencia ha aumentado en Afganistán debido al avance de los insurgentes, que han reducido el territorio en manos del gobierno a apenas un 57 por ciento del total.