Policía venezolana permite paso de marcha silenciosa por víctimas

– La policía venezolana permitió hoy el paso de una manifestación opositora silenciosa, en memoria de 21 personas que han muerto durante las recientes protestas contra el presidente Nicolás Maduro...

– La policía venezolana permitió hoy el paso de una manifestación opositora silenciosa, en memoria de 21 personas que han muerto durante las recientes protestas contra el presidente Nicolás Maduro, rumbo a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

La manifestación salió de la plaza Brión, en el municipio Chacao, en este de la ciudad, encabezada por una cruz envuelta en una bandera de Venezuela.

Los manifestantes, vestidos con camisas blancas, modificaron la ruta original hacia la sede de la CEV, en el suroeste de Caracas, debido a que la policía detuvo el paso con un cordón de agentes y vehículos blindados junto a las instalaciones de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Sin embargo, la policía accedió a permitir el paso, con la garantía de que no habría incidentes violentos.

Los participantes marcharon en homenaje a las 21 personas que han muerto desde el 4 de abril, cuando comenzaron las protestas, nueve en medio de las manifestaciones y otras 12 en una ola de violencia que se desató el jueves en Caracas.

El diputado opositor Henry Ramos Allup calificó de "impresionante" la movilización de policías para contener la marcha rumbo al CEV, al señalar que “esta es una marcha absolutamente pacífica, en silencio, en la lucha contra este despotismo narcocorrupto. Es una movilización de policías absolutamente costosa”.

El diputado Ángel Medina denunció que la jefatura de la policía le indicó que todos los caminos hacia la CEV estaban cerrados y que no los dejarían pasar para evitar hechos de violencia.

"Nos dicen que somos unos violentos. Nos dicen que nadie se puede mover en (el centro de) Caracas. Todo el mundo sabe de dónde sale la violencia. ¿Dónde está el delito de querer hablar con los sacerdotes en la Conferencia Episcopal?”, cuestionó.

Las protestas opositoras comenzaron el pasado 4 de abril para pedir la remoción de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que firmaron dos sentencias que despojaron a la Asamblea Nacional (Congreso) de sus facultades, aunque luego fueron revocadas.