Justicia paquistaní ordena investigar por corrupción a primer ministro

El Tribunal Supremo de Pakistán descartó hoy apartar del cargo al primer ministro Nawaz Sharif, ya que no hay pruebas suficientes para ello, sin embargo ordenó una investigación sobre las acusaciones...

El Tribunal Supremo de Pakistán descartó hoy apartar del cargo al primer ministro Nawaz Sharif, ya que no hay pruebas suficientes para ello, sin embargo ordenó una investigación sobre las acusaciones de corrupción surgidas tras la publicación de los llamados “Papeles de Panamá”.

Los cinco jueces a cargo del caso concluyeron que no existen pruebas suficientes para inhabilitar a Sharif, pero consideran que las investigaciones realizadas hasta ahora no han probado la procedencia de los fondos de las sociedades de la familia del primer ministro paquistaní.

El tribunal ordenó la formación de una comisión integrada por civiles y militares para aclarar las acusaciones en las que Sharif y su familia están inmersos a raíz de la publicación de los “Papeles de Panamá”, que revelaron que tenían empresas “offshore”, según la cadena de televisión paquistaní Geo TV.

Sharif y sus hijos Hasan y Hussein deberán comparecer ante la comisión, que tendrá dos meses para llevar a cabo la investigación y deberá informar de sus progresos cada dos semanas al Tribunal Supremo, según la sentencia, de 540 páginas.

La comisión deberá formarse en un plazo de una semana y contará con miembros de la Agencia de Investigación Federal, el Buró de Inteligencia civil, inteligencia militar y el Buró de Contabilidad Nacional.

Sharif y su familia han celebrado la decisión del Tribunal Supremo, mientras la Liga Musulmana de Pakistán, el partido de Sharif, calificó de “victoria” la sentencia de los jueces.

La filtración de 11,5 millones de documentos del bufete panameño Mossack Fonseca reveló en junio pasado que tres de los cuatro hijos de Sharif, Hussein, Maryam y Hasan, crearon compañías en las Islas Vírgenes Británicas a través de las que controlan propiedades en Londres.

La familia Sharif, que ya se enfrentó a acusaciones de corrupción en el pasado, ha reconocido la posesión de esas empresas y las propiedades, pero ha rechazado cualquier tipo de ilegalidad.

El primer ministro ha negado en todo momento haber actuado de forma indebida, después de que el líder opositor Imran Khan reclamara que demostrara que las empresas no se usaron para lavado de dinero y amenazara con manifestaciones si no se investigaba el caso.

Tras conocer la decisión del Tribunal Supremo, el líder opositor insistió en que Sharif debería dimitir hasta que se complete la investigación. "El primer ministro debería dimitir inmediatamente, al menos por 60 días hasta que la comisión de investigación complete su trabajo", sostuvo.