Cerca de 11 millones de alemanes se transportan en bicicleta diariamente

La bicicleta en Alemania es muy popular, en especial para el tiempo de ocio pero también para el trabajo, cerca de 11 millones de personas de una población de 82 millones la utilizan diariamente...

La bicicleta en Alemania es muy popular, en especial para el tiempo de ocio pero también para el trabajo, cerca de 11 millones de personas de una población de 82 millones la utilizan diariamente, según estimaciones del Club General Alemán de Bicicleta (ADFC, por sus siglas en alemán).

A pesar de ello, las cifras no son satisfactorias. El gobierno federal se marcó el objetivo de que el tráfico en bicicleta representase un 15 por ciento del total en 2020, pero se estancó en sus objetivos. Actualmente su uso se sitúa por debajo del 12 por ciento.

“El Ciclismo está en auge pero las autoridades se han dormido en esta tendencia”, criticó el ADFC, “la promoción de la bicicleta es más que pintar rayas de colores y pequeños cuadros en la calle”, dijo al referirse a las marcas viales para los carriles por donde deben transitar.

“El poco interés político impiden al ciclismo en Alemania llegar más lejos”, indicó el organismo. Para comparar, la ADFC mira hacia la vecina Holanda, donde la participación es del 27 por ciento.

Debido al paisaje poco montañoso. Alemania podría compararse con los Países Bajos, considerados como naciones de bicicletas, dijo Björn Offermann del Centro Alemán Aeroespacial. Las bicicletas eléctricas y las e-bicicletas han cambiado esto.

Los expertos especializados en la materia reunidos a principios de mes en la localidad industrial alemana de Mannheim, también apelan a más esfuerzo político “para que se reduzca el tráfico de coches por el de bicicletas. Se necesita más esfuerzo político”.

“Se debe proporcionar más motivos para transitar en bicicleta y a la vez reducir el número de muertes en carretera. Una temprana educación vial para niños y una mayor digitalización son los requisitos clave”, añadió.

En comparación con otros países, sin embargo, Alemania es sin duda un país en bicicleta, afirmó Frederic Rudolph del Instituto Wuppertal que se localiza en la ciudad del mismo nombre.

Puso de relieve que “tenemos todavía mucho margen para mejorar ". Para ello propone, entre otras cosas, aumentar el número de zonas viales en las que solo se permita una velocidad de 30 para los autos.

“La industria de la bicicleta va bien”, aseguró Albert Herresthal, Director General del Grupo alemán Servicio y Bicicleta (VSF), una asociación civil que afirma tener mas de 300 empresas socias, entretiendas de bicicletas, fabricantes y proveedores de servicios.

Según Herresthal, el negocio funciona muy bien en Alemania. En comparación con el año pasado, las ventas crecieron un ocho por ciento. VSF da seminarios de asesoría para informar sobre la calidad de bicicletas a precios módicos y hace trabajo de lobby (cabildeo) en las esferas políticas para mantener presente el tema de fomentar el uso de la bicicleta e impulsar ese sector de la economía.

El trabajo de esa asociación es relevante si se toma en cuenta que comprar una bicicleta en Alemania puede significar hacer un gasto muy grande de varios miles de euros. Por eso, la VSF lleva a cabo pruebas de calidad para informar sobre bicicletas a precios módicos que funcionan muy bien.

En el pasado, los ricos comprarían un Mercedes. Hoy en día está de moda para que se monten en bicicleta para ir al trabajo. La disposición a gastar más dinero lleva a la segunda tendencia en la industria de la bicicleta: la bicicleta eléctrica, al e-bike.

Esta es cada vez más popular, pero no es precisamente barata. En promedio, cuesta entre dos mil y tres mil euros. En los últimos dos años, más de 600 mil bicicletas eléctricas se fabricaron en Alemania.

La empresa alemana de bicicletas Stadler en Frankfurt comentó que las eléctricas representan el 30 por ciento de sus ventas. El accionamiento eléctrico de una rueda eléctrica ayuda al conductor a alcanzar una velocidad de 25 kilómetros por hora.

Los más optimistas aseguran que "se ha hecho mucho para hacer espacio para los ciclistas en las zonas viales. Esto es bueno y promueve la aceptación mutua", afirmó Jürgen Gerlach, Director de la cátedra de investigación de la planeación de tráfico vial en la Universidad de Wuppertal.

El experto presentó en Mannheim un proyecto de investigación en el que estudiantes de Wuppertal y Breda (Países Bajos) examinaron cuatro municipios alemanes. "Todas las ciudades han sorprendido positivamente”.

“Wuppertal todavía no es una ciudad en bicicleta pero tiene un buen proyecto, la línea de ferrocarril del norte está muy bien recibida y se combina muy bien con el uso de la bicicleta”, agregó.

Chemnitz y Kassel tienen buena infraestructura ciclista. La ciudad de Moenchengladbach ha implicado a los ciudadanos", señaló Gerlach. Esto demuestra que además de las clásicas ciudades de bicicletas, algo se está moviendo para fomentar su uso.

En Mannheim se llevó a cabo a principios de este mes de abril la conferencia de expertos en ese rubro, en la que también estuvo el experto.

Esa ciudad no se escogió por casualidad: es donde el alemán Karl Freiherr von Drais inventó hace 200 años lo que sería el precursor de la bicicleta, un invento conocido como la Laufmaschine, que traducido al español sería la “máquina de correr”.

Con su máquina en funcionamiento se llevó a cabo el primer viaje el 12 de junio de 1817. El nativo de Karlsruhe, sin embargo, tuvo poco éxito comercial, pero dio impulso a un nuevo modo de transporte.