El autor de una famosa caricatura de Mahoma califica de 'terrorífico' el atentado de París

  • En 2005 publicó un dibujo de Mahoma con un turbante-bomba en el 'Jyllands-Posten'.
  • El dibujante danés Kurt Westergaard también sufrió un atentado en el 2010.
  • Humoristas y dibujantes españoles expresan su pesar por el atentado al semanario satírico francés.

El autor de la famosa caricatura de Mahoma con un turbante-bomba mostró su consternación por el atentado contra el semanario francés Charlie Hebdo, mientras la redacción de Jyllands-Posten, que publicó su dibujo en 2005, reforzaba la seguridad de su sede.

Afirmó que él y los dibujantes de 'Charlie Hebdo' tienen un destino común, en referencia al atentado que sufrió

El dibujante danés Kurt Westergaard calificó de "terrorífico" el ataque y afirmó que él y los dibujantes de Charlie Hebdo tienen un destino común, en referencia al atentado que sufrió hace cuatro años.

Un somalí residente en Dinamarca, condenado después a diez años de prisión, entró a hachazos en su casa en Viby, al oeste del país, la noche del 1 de enero de 2010, aunque el dibujante pudo refugiarse en su baño y llamar a la policía.

"Tienen unos dibujos satíricos muy ácidos y vigilan a las fuerzas autoritarias. Les da igual si son islamistas, católicos o políticos", afirmó el caricaturista danés, que defendió el derecho a la crítica de Charlie Hebdo en una sociedad democrática.

El dibujante, de 79 años, rechazó que el atentado contra Charlie Hebdo, en el que murieron al menos doce personas, vaya a provocar un cambio en su situación personal.

"Durante años he dejado el tema de mi seguridad al PET (servicios de inteligencia daneses) y se ha encargado de que viva tranquilo y seguro. Estoy convencido de que seguiré haciéndolo", afirmó.

Las viñetas de Jyllands-Posten, donde Westergaard dejó de trabajar hace cuatro años, provocaron meses después de su publicación fuertes protestas en el mundo islámico, con disturbios en varios países y un boicot comercial a productos daneses.

Este diario ha sufrido varios intentos de atentado en los últimos años, todos abortados por la policía danesa.

La dirección del periódico ha informado a sus trabajadores en un correo electrónico interno que ha aumentado las medidas de seguridad en sus redacciones en Viby y en Copenhague, según la agencia danesa Ritzau, aunque el diario no ha querido confirmarlo.

El humor gráfico español no se dejará amedrentar

Varios humoristas y dibujantes españoles han expresado su solidaridad con los integrantes del semanario satírico francés Charlie Hebdo, y han coincidido en que hay que continuar y no dejarse "amedrentar".

El editor de la revista Mongolia, Gonzalo Boye, ha calificado de "aberración" el ataque y ha advertido de que su publicación va a difundir las imágenes por las que sus compañeros han sido asesinados.

Le preguntaría a cualquier terrorista de estos cómo es posible que hagan estas cosas

A su juicio, "uno no puede amedrentarse ante estos hechos, sino que tiene que estar dispuesto a reflejar siempre la libertad de expresión".

Por su parte, uno de los fundadores de Mongolia, Pere Rusiñol, ha mantenido que el atentado "va contra toda la gente que quiere ser libre" y ha agregado que lo que les ha ocurrido a los integrantes de Charlie Hebdo "concierne a todo el mundo".

"Triste" por lo ocurrido, el humorista gráfico Antonio Fraguas de Pablo, Forges, ha dicho que "le preguntaría a cualquier terrorista de estos cómo es posible que hagan estas cosas. Pero a estos no se les puede preguntar nada porque lo primero que hacen es dispararte".

"Para nosotros esas viñetas no son una cosa ofensiva porque nuestra cultura y nuestra mentalidad es totalmente distinta", ha afirmado Forges sobre las caricaturas de Mahoma publicadas por el semanario en 2005.

Su compañero en el diario El País José María Pérez, Peridis, ha comentado que al sector del "humor gráfico" cualquier atentado les hace sentirse "apesadumbrados, condolidos y tristes" al creer que con el terrorismo "no se avanza".

Peridis ha apuntado que su profesión "no es más de riesgo que otras", aunque ha matizado que cree que "los periodistas tienen más riesgo que los futbolistas".

Por su parte, la directora de la revista El Jueves, Mayte Quílez, ha dicho que "no hay palabras" para condenar el atentado y ha opinado que el tema de la religión suscita miedos, porque si se toca se es irresponsable y si no se hace, cobarde. "Difícilmente se acierta", ha declarado a Efe Televisión.

Quílez ha pedido serenidad y ha indicado que el consejo de redacción de su revista se ha reunido para hacer la portada de esta semana y sus integrantes se encuentran en estado de shock por lo ocurrido, porque "nunca, a pesar de las amenazas" pensaron que "podría haber doce muertos en Charlie Hebdo".

Los dibujantes de la revista digital mensual Orgulloysatisfacción, que han dicho sentirse "horrorizados y destrozados" por lo ocurrido, se han solidarizado también con sus compañeros del semanario francés y, en declaraciones a Efe, uno de sus fundadores y viñetistas, Manel Fontdevila, ha reconocido estar "emocionalmente tocado" por la noticia, pero cree que ante un hecho de estas características no se pueden "quedar parados".

Fontdevila, que forma parte del grupo de humoristas que el año pasado dejó la revista El Jueves tras la retirada de una portada sobre el Rey y crearon en internet Orgulloysatisfacción, ha indicado que siempre ha sido admirador de la publicación francesa por "la cosa gamberra que tiene y por no haberse querido casar nunca con nadie".

Veremos cómo nos enfrentamos a esta cuestión, porque nos afecta muchísimo

En este sentido, ha destacado que se trata de "personas libres y nunca piensas que puedan acabar de esta manera".

Los integrantes de Orgulloysatisfacción decidirán en las próximas horas qué acciones emprenderán: "Veremos cómo nos enfrentamos a esta cuestión, porque nos afecta muchísimo".

La Federación de Instituciones Profesionales del Cómic (FICOMIC) ha rechazado y condenado el "acto de barbarie criminal" y se ha solidarizado, asimismo, con los miembros de Charlie Hebdo, quienes considera que "defienden y ejercen la libertad de expresión a través del humor gráfico y satírico".

Advierten en un comunicado de que "ningún tipo de terrorismo se podrá imponer sobre el derecho de las personas a expresar libremente sus ideas".