Escenifican historias de personajes cotidianos a bordo de un camión

Historias extraídas de personajes que viajan en transportes públicos, es lo que aborda la puesta en escena “Historias comunes de anónimos viajantes”, de la compañía Carretera 45, bajo la dirección de...

Historias extraídas de personajes que viajan en transportes públicos, es lo que aborda la puesta en escena “Historias comunes de anónimos viajantes”, de la compañía Carretera 45, bajo la dirección de Antonio Zúñiga, que ofreció función para los medios en un camión.

En el marco del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México que se realiza del 30 de marzo al 16 de abril, Zúñiga presentó a los medios de comunicación su proyecto, que en lugar escenificarse en un teatro se realiza en un camión, donde los actores interpretan a personajes como una prostituta, unos payasos, un burócrata y el operador del autobús.

La obra, que se presentará del 1 al 16 de abril, desnuda a aquellos personajes que utilizan el transporte público, sea para trabajar o entablar nuevas relaciones.

En el pequeño espacio que es el pasillo del camión, los actores de la compañía Carretera 45, desarrollan las historias de cada uno de los personajes como la prostituta, de nombre Margarita, pero que en realidad se llama Isabel, que lamenta no ser amada pues sólo la buscan como un objeto más.

Qué decir de los payasitos que con sus ocurrencias tratan de entretener a los pasajeros, pero de paso, cuentan su historia de por qué escogieron este oficio, así como otro que trata de convertirse en un payasito más, pero que aún es muy tierno en esa labor de la risa.

Otro personaje de la obra es el burócrata que vive solo y busca la oportunidad de molestar a otros, pero sobre todo de buscar sus intereses, sin importarle utilizar el medio de la violencia para no ser molestado.

Por último, el viejo sabio, que sube al camión pensando que se encontrara a alguien conocido, pero que trata de entablar conversación con algún pasajero y lo único que encuentra es la muerte en medio de un grupo de individuos desconocidos.

El proyecto escénico “Historias comunes de anónimos viajantes”, bajo la dirección de Antonio Zúñiga, está acompañada de música grabada, que en un momento de la historia, el pasillo del autobús se convierte en salón de baile con un danzón.

La escenografía es el propio interior del vehículo, pero en el fondo de este se encuentra una imagen en gran formato de la Virgen de Guadalupe; los actores le cantan a la guadalupana, casi al final de la historia.

El reparto está conformado por Abraham Jurado, Christian Cortés, David Bravo, Humberto Yañez, Antonio Becerril y Margarita Lozano, quienes transgreden la ficción del personaje y la vivencia del actor para llegar a una empatía con quien está sentado a un lado y no es comprendido en la soledad de la gran ciudad.