Hora decisiva de OEA ante crisis en Venezuela: Capriles

El líder opositor venezolano Enrique Capriles consideró que la OEA debe pronunciarse sobre el "quebranto constitucional" que significó la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela...

El líder opositor venezolano Enrique Capriles consideró que la OEA debe pronunciarse sobre el "quebranto constitucional" que significó la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela de asumir las funciones de la Asamblea Nacional.

Capriles dijo que la Organización de Estados Americanos (OEA) enfrenta “una hora decisiva” ante la sentencia del TSJ, que generó expresiones de preocupación entre muchos gobiernos latinoamericanos y fue denunciada como un "autogolpe" de Estado por el secretario general del organismo interamericano, Luis Almagro.

“Esperamos la próxima semana una resolución del Consejo Permanente (de la OEA) que diga que ha habido un rompimiento del hilo constitucional”, señaló el también gobernador del estado de Miranda poco después de celebrar un encuentro privado con Almagro, en la sede general de la OEA.

Indicó que fue en esta reunión en la que Almagro le comunicó que el Consejo Permanente celebrará la próxima semana una sesión urgente, a petición suya, conforma al artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana.

Almagro presentó este viernes su solicitud al presidente del Consejo, el embajador de Belice, Patrick Andrew, pero hasta ahora no se había establecido fecha y hora, y es posible que la decisión final no le corresponda.

Ello en virtud de que la gestión de Belice al frente de la presidencia rotativa del Consejo Permanente concluye la medianoche de este viernes para ser asumida por Bolivia, de acuerdo con el orden alfabético establecido.

La eventual sesión del consejo sería el primer paso para aplicar la Carta Democrática Interamericana debido a que el Consejo Permanente puede disponer gestiones diplomáticas, o bien convocar a una Asamblea General donde la suspensión de Venezuela tendría que ser aprobada por voto de las tres cuartas partes de los países miembros.

Capriles defendió la necesidad de que la OEA active la Carta Democrática e incluso apruebe en última instancia la suspensión de su país si fracasan los oficios diplomáticos para restaurar el orden constitucional y resolver la crisis.

“Si el gobierno no echa atrás, anula la sentencia (del TSJ), por supuesto, la Carta Democrática tiene que aplicarse”, dijo el político, quien contrario a la postura del gobierno venezolano, consideró que éste no es un instrumento intervencionista.

Para Capriles, los hechos de las últimas 72 horas en su país han colocado a la OEA en la que podría ser una hora decisiva en su papel como defensor y promotor de la democracia en el hemisferio.

Desestimó que el enfrentamiento abierto entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y Almagro pueda afectar de manera negativa los esfuerzos que pueda adoptar la OEA si esa es la voluntad de los países miembros, “porque el tema aquí no es el secretario general, pero si la democracia en Venezuela”.

Tres semanas atrás, Almagro presentó al Consejo Permanente el segundo informe sobre la situación en Venezuela, en el cual concluyó que si el gobierno de Maduro no convoca a elecciones este año y no libera a los presos políticos, la OEA debería suspender a Venezuela del sistema interamericano.

Capriles precisó que la convocatoria a elecciones, además de la anulación de la sentencia del TSJ no serían suficientes para solucionar la crisis, porque también se hacen necesarios el establecimiento de un canal humanitario y la liberación de todos los presos políticos.