Defiende Gerardo Trejoluna esencialidad que prevalece en el teatro

Aunque hoy en día existen infinidad de recursos para hacer brillar la escena, la esencia del teatro sigue y seguirá siendo el qué y no el cómo, aseguró el actor, dramaturgo y director escénico...

Aunque hoy en día existen infinidad de recursos para hacer brillar la escena, la esencia del teatro sigue y seguirá siendo el qué y no el cómo, aseguró el actor, dramaturgo y director escénico Gerardo Trejoluna.

Entrevistado en ocasión de la temporada que tiene con el montaje “Sir Ko”, en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, del Centro Cultural Universitario (CCU), recordó que el teatro per sé es una actividad integradora de muchas disciplinas que siempre está en transformación, lo cual no es sino el reflejo de la evolución humana.

Es cierto, dijo, que al paso del tiempo, aquello que comenzó con historias alrededor del fuego ha evolucionado a partir de recursos y posibilidades de comunicación más amplias, todo eso está en la mesa al momento de plantear un trabajo escénico, pero sí éste no tiene sustancia nunca va a conectar con el público.

Y es que si bien, en un primer momento, éste puede ser seducido por “x” parafernalia, la realidad es que, sin sustancia, sin esencia, no lo moverá a reflexión y mucho menos a emoción.

Eso no quiere decir que un creador deba ponerse límites en cuanto a los recursos que emplea para comunicarse con el público, como tampoco conlleva a que todas las obras de teatro, en nombre de la evolución, deban llevar video o cargarse de multimedia.

Más bien, expuso, obliga a prepararse lo suficiente como para saber qué usar para generar el conducto adecuado sobre el cual habrá de fluir su teatro.

Respecto al momento por el cual atraviesa su quehacer artístico, consideró estar saliendo de una crisis, de ahí que “Sir Ko” hable de un actor que no puede salir a escena; “creo que mi teatro está cerrando un ciclo de lenguaje, de manera de abordar la disciplina, un ciclo de mi propia vida”.

Lo concibe, dijo, como “una especie de acto psicomágico, en el que estoy verdaderamente cerrando un ciclo y empezando una nueva etapa como profesional de la actuación, abriéndome a una nueva manera de pensar”.

Trejoluna refirió que siempre ha sido muy comprometido con el escenario, por eso “antes de dar un giro a mi vida, era importante dejar una especie de testamento de esta etapa que concluye”.

En “Sir Ko”, expuso, el público “me va a ver en crisis total, cuestionándome mucho mi quehacer, las palabras que he utilizado, tratando de ser bien honesto, creo que me mantengo en esa postura; van a verme en una obra muy íntima, muy documental, pero al mismo tiempo ficcionada”.

En el montaje, adelantó, hace un tributo a muchos de sus maestros, cuyas voces se escucharán en escena: “Ludwik Margulles, Héctor Mendoza, Juan José Gurrola, las ideas de un montón de gente, textos de Clarice Linspector, Watanabe, Tarkovski, cosas que algunas personas captarán, otras no, pero que me expondrán a corazón abierto, como trato de subirme siempre al escenario desde hace 30 años.

Inquirido sobre qué sigue en su trayectoria, después de tres décadas, reconoció que por el momento sólo tiene ideas, algunas inquietudes, “creo que lo más probable es que se vuelva más íntimo y al mismo tiempo más expandido, de foros más pequeños”.

Sin embargo, acotó, su idea en este momento es hacer una pausa, dedicarse más a ser un actor enfocado en su persona y a indagar en otros caminos de la actuación, como el cine y la televisión, a los que ha dado poca oportunidad.

Sobre si existen planes para llevar su “Sir Ko” a otros foros, destacó que se trata de un trabajo en el que escribe, actúa y dirige, en el que intervienen más de 50 personas que tienen más de año y medio trabajando, y que sí le gustaría que algún otro foro se interesara en reponerlo.

Tenemos por ahora 32 funciones, de jueves a domingo en el CCU, pero esperamos que pueda girar a otros foros y festivales, de hecho, adelantó que Catatonia films, uno de los coproductores, está haciendo seguimiento para ver la posibilidad de convertirlo en un proyecto cinematográfico, ámbito en el que también ha sido revelador.

“Sir KO” cuenta con la dirección escénica de Rubén Ortíz, quien ha sido su cómplice creativo por muchos años, la dirección cinematográfica de Yaride Rizk y la musical de Darío González Valderrama, todos ellos bajo la dirección general del propio Trejoluna.