Aseguran que la Policía Federal y el Ejército participaron en la desaparición de los normalistas

  • El reportaje publicado por la Revista Proceso asegura que el gobierno de Peña Nieto sabía en tiempo real lo que sucedió la noche del 26 de septiembre.
  • La investigación periodística se basa en testimonios, informes inéditos y videos.
  • Hasta el momento, la versión oficial señala como autores intelectuales al alcalde de Iguala y a su esposa.
  • Según el gobierno federal, la desaparición de los 43 estudiantes fue llevada a cabo por policías municipales y miembros de Guerreros Unidos.
Elementos de la Policía Federal y del Ejército de México habrían participado activamente en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre. Esta es la conclusión de la investigación publicada este domingo por la revista Proceso y que arroja otra versión muy diferente a la dada a conocer por el Gobierno de la República, y que culpa directamente a los policías municipales de Iguala y Cocula y al grupo criminal Guerreros Unidos.
El trabajo periodístico, que cuenta con el apoyo del Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California en Berkeley, asegura que el gobierno de Peña Nieto tuvo en todo momento, y en tiempo real, conocimiento de lo que estaba ocurriendo en Iguala la noche que se saldó con la desaparición de los 43 normalistas y 6 fallecidos, entre ellos tres estudiantes.

Un informe inédito señala que desde su salida de las instalaciones de la Normal de Ayotzinapa, los estudiantes eran monitoreados por agentes de las administraciones estatal y federalLa investigación, basada en testimonios, videos, informes inéditos y declaraciones judiciales, comprobaría que la Policía Federal mexicana participó activamente en el ataque contra los jóvenes y que la versión oficial de los hechos mantuvo ha ocultado información durante más de dos meses.

En un informe inédito conseguido por Proceso del gobierno de Guerrero –fechado en octubre y entregado a la Secretaría de Gobernación (Segob) hace más de un mes–  señala que desde su salida de las instalaciones de la Normal de Ayotzinapa, los estudiantes eran monitoreados por agentes de las administraciones estatal y federal el día de la desaparición.

Según el documento, "a las 17:59 horas el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de Chilpancingo informó que los normalistas partían de Ayotzinapa rumbo a Iguala. A las 20:00 horas la policía federal y estatal llegaron a la autopista federal Chilpancingo-Iguala, donde los estudiantes empezaban a hacer una colecta. A las 21:22 horas el jefe de la base de la policía federal, Luis Antonio Dorantes, fue informado de la entrada de los jóvenes a la central camionera y a las 21:40 el C4 de Iguala reportó el primer tiroteo".

De acuerdo al reportaje de Proceso, el ataque contra los estudiantes pretendía dañar “la estructura ideológica y de gobierno de la institución ), pues de los 43 desaparecidos uno formaba parte del Comité de Lucha Estudiantil, máximo órgano de gobierno de la escuela y 10 eran “activistas políticos en formación” del Comité de Orientación Política e Ideológica (COPI)”.