Ferry Sewol emerge del agua mientras Corea de Sur vive profunda división

A unas semanas de que la presidenta de Corea del Sur fue removida de su cargo, el ferry Sewol se levanta lentamente de las aguas donde se hundió casi tres años antes, un desastre que mató a más de...

A unas semanas de que la presidenta de Corea del Sur fue removida de su cargo, el ferry Sewol se levanta lentamente de las aguas donde se hundió casi tres años antes, un desastre que mató a más de 300 personas, en el marco de la profunda división que atraviesa este país asiático.

El barco está a punto de emerger por completo del agua, después que las autoridades iniciaran el jueves pasado las labores para reflotarlo, a unos días de la destitutición de Park Geun-hye, que siempre ha sido acusada de negligencia respecto a las labores de rescate cuando se hundió el barco en 2014.

La recuperación del transbordador ha planteado la cuestión de si ese proceso puede llevar a la reconciliación de un país profundamente divido por los escándalos políticos y de corrupción que hundieron a la mandataria Park y apenas a unos meses de las elecciones presidenciales.

Sin embargo, lo que muchos surcoreanos quieren saber es si los cuerpos de las nueve víctimas desaparecidas están dentro de los restos de Sewol y si se pueden encontrar nuevas causas del hundimiento, que dejo 304 muertos, su mayoría niños en edad escolar.

Encontrar los cuerpos podría ayudar a aliviar los dolores de las familias desesperadas por recuperar los restos de sus seres queridos, aunque algunos críticos señalan que encontrarlos será imposible.

No está claro si el buque recuperado revelará algo totalmente nuevo con respecto a lo que sucedió el día del hundimiento, uno de los episodios más traumáticos de la historia reciente del país asiático.

Aunque las investigaciones gubernamentales concluyeron que una mezcla de factores causaron el incidente, las familias de las víctimas y políticos opositores creen que el gobierno conservador de Park ocultó causas más profundas sobre el hundimiento.

Una de las versiones destacas en internet señala que el transbordador habría chocado con un submarino, mientras otro alega que el ferry Sewol estaba sobrecargado con barras de acero que iban a ser utilizadas para la construcción de una barrera en una base naval en Jeju.

Familiares de las víctimas y activistas liberales acamparon cerca de la oficina de Park durante más de dos años, pidiendo una investigación más fuerte sobre el desastre y fincar responsabilidades a los funcionarios de alto nivel involucrados en la tragedia.

Cuando el Sewol fue levantado de las aguas, los liberales surcoreanos intensificaron la ofensiva política contra Park, quien fue removida de su cargo el 10 de marzo pasado por el mayor escándalo de corrupción en la historia contemporánea de Corea del Sur.

El martes, un día antes de que comenzara el rescate de Sewol, Park fue convocada por la fiscalía de Seúl para interrogarla sobre las acusaciones de que se confabuló con una amiga cercana para extorsionar a compañías, entre otros delitos.

Algunos expertos aseguran que el rescate de la nave podría volver a encender el debate público sobre muchas cuestiones de Sewol, tales como las críticas de que Park estuvo fuera de contacto durante varias horas el día del hundimiento.

Otros sostienen que el tema de Sewol no influirá en gran parte los resultados de la próxima elección presidencial, ya que las encuestas muestran que el rival liberal de Park, Moon Jae-in, ya se perfila como ganador de la contienda.

El portavoz del Ministerio de Pesca y Océanos, Lee Cheol Jo, explicó este sábado que aún se tardará "de dos a cuatro días" en finalizar los trabajos de drenaje, necesarios para que la embarcación emerja por completo, reportó la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

El trágico suceso tuvo lugar el 16 de abril de 2014, cuando el buque de 6 mil 825 toneladas y 140 metros volcó y se hundió en el extremo suroccidental del país, frente a las costas de la isla de Jindo. 

Mientras se iba a pique, los adolescentes atrapados en su interior enviaron mensajes de texto para pedir ayuda o despedirse de sus familiares. En el mes posterior, la búsqueda submarina fue capaz de recuperar 295 cadáveres, pero nueve todavía permanecen desaparecidos.