Sedena exige pruebas a quienes acusen al Ejército de violar derechos humanos

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) rechazó enfática y contundentemente los señalamientos de “actores de la sociedad”, en el sentido de que sus elementos violan indistintamente los derechos...

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) rechazó enfática y contundentemente los señalamientos de “actores de la sociedad”, en el sentido de que sus elementos violan indistintamente los derechos humanos.

En conferencia de prensa, el director general de Derechos Humanos de la Sedena, José Carlos Beltrán, llamó a que si alguien considera que tiene pruebas que sustenten sus señalamientos, los presente ante la autoridad competente para que ésta proceda conforme a derecho.

El militar expuso las acciones que se han aplicado en la institución para capacitar a todos sus efectivos en el respeto a los derechos humanos, y reiteró que no tolera ni encubre ninguna conducta de algún elemento castrense que atente contra los derechos fundamentales de las personas.

Sostuvo que la dependencia prepara en materia de derechos humanos a todos los militares, y desde que causa alta un elemento en las Fuerzas Armadas recibe capacitación en la materia.

Hizo notar que la capacitación es una constante, tanto en el Sistema Educativo Militar como en el Sistema de Adiestramiento Militar, y enfatizó que además ha firmado convenios y promovido cursos y diplomados con instituciones dedicadas al tema de los derechos humanos.

“Aún sin necesidad que se emita una recomendación o cuestionamiento de otros actores, se capacita de manera permanente al personal militar en materia de derechos humanos, derecho internacional humanitario, uso de la fuerza, igualdad de género y no discriminación, entre otros temas”, añadió.

De esta manera es como del año 2012 a 2016 se ha tenido una reducción de 68 por ciento en las quejas relacionadas con el tema, de las cuales cada una es investigada y se rinde cuentas a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y se lleva al Órgano Interno de Control y a la Procuraduría de Justicia Militar.

Insistió en que “actores de la sociedad” recientemente han afirmado o publicado señalamientos de que integrantes de las Fuerzas Armadas violentan indistintamente los derechos humanos.

Con ello, aseveró, especulan sobre la responsabilidad de los miembros del Ejército y la Fuerza Aérea mexicanos, sin que se cuente con elementos de convicción que así lo demuestren, y subrayó que esto genera una percepción equívoca de la realidad.

De acuerdo con el mando militar, "se han mencionado estas supuestas responsabilidades, sin la más mínima evidencia, sobre hechos investigados no sólo por autoridades judiciales nacionales, sino por grupos de expertos que han presentado conclusiones que desvinculan al personal militar de los hechos delictivos que fueron materia de su análisis”.

Apuntó que, inclusive se ha difamado sobre actos represivos que ofenden al instituto armado y a la sociedad, ante lo cual “hemos dado muestras de tolerancia y prudencia en un sinnúmero de ocasiones, desde agresiones físicas a instalaciones militares, a integrantes del Ejército y Fuerza Aérea, hasta injurias y ofensas provocadas”.

La Secretaría de la Defensa Nacional, insistió, “no tolera ni encubre ninguna conducta de algún elemento castrense que afecte los derechos fundamentales de las personas”.

Por ello, “si alguna persona considera contar con pruebas que sustenten las supuestas quejas y acusaciones de las que se ha especulado ante los medios de comunicación, se le hace una atenta invitación para que las presente ante la autoridad competente, para que esta proceda conforme a derecho en contra de quien o quienes puedan ser responsables”.

Beltrán Benítez refrendó el rechazo del Instituto Armado a los diversos señalamientos públicos que pretenden descalificar las acciones que diariamente realizan, con profundo orgullo, los integrantes de las fuerzas armadas.

Adicionalmente, rechazó que pretendan que existan disposiciones legales “a modo” para trasgredir los derechos humanos, “lo cual es total y absolutamente falso, generando opiniones totalmente contrarias a la naturaleza del servicio al pueblo de México”.