Ataque por disputa de tierras en Nigeria deja al menos 17 muertos

Hombres armados irrumpieron en un poblado del estado de Benue, en el centro de Nigeria, y abrieron fuego de manera indiscriminada, causando la muerte de al menos 17 personas, en su mayoría mujeres y...

Hombres armados irrumpieron en un poblado del estado de Benue, en el centro de Nigeria, y abrieron fuego de manera indiscriminada, causando la muerte de al menos 17 personas, en su mayoría mujeres y niños, informaron hoy fuentes de la policía nigeriana.

El ataque tuvo lugar en la comunidad agrícola de Zaki Biyam y, de acuerdo con reportes de la prensa africana, la cifra de muertos podría ser mucho mayor, aunque hasta el momento las autoridades locales no han podido corroborarlo.

Fuentes del gobierno de Benue consideraron el asalto como un episodio más de la violencia vinculada a las disputas sobre el derecho de pastoreo de animales, sin embargo, el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, condenó en firmes términos el ataque.

En un comunicado, el mandatario lamentó la “pérdida de vidas en el ataque malvado” y ordenó a las agencias de seguridad que inicien una investigación inmediata con el fin de llevar a los responsables ante la justicia.

Fuentes de la policía estatal informaron que por ahora no se ha efectuado ningún arresto, pero que están en busca de los autores del ataque.

El asalto se produjo apenas una semana después de que supuestos pastores fulani asesinaron a 10 personas en el área de Buruku, también en Benue, lo que llevó al gobernador estatal Samuel Ortom a ordenar a los pastores que abandonaran la región en un plazo de 72 horas.

Las disputas por la tierra entre los pastores, en su mayoría musulmanes, y los agricultores, en su mayoría cristianos, se han vuelto comunes en Nigeria, en particular en el estado de Benue, donde en julio de 2016 murieron más de 80 personas en enfrentamientos.

El presidente Buhari, un musulmán del norte del país, propuso la creación de nuevas áreas de pastos para evitar más enfrentamientos en momentos en que Nigeria continúa su lucha contra la insurgencia del grupo islamista armado Boko Haram, que comenzó hace ocho años en el noreste.

Más de 300 personas han muerto en los enfrentamientos entre pastores fulani y comunidades Benue en los últimos dos años.