José Mujica califica a México como 'especie de Estado fallido'

  • 'Los poderes públicos están perdidos totalmente de control', afirmó el mandatario uruguayo a la publicación Foreign Affairs Latinoamérica.
  • Asegura que México está obligado a aclarar el caso 'caiga quien caiga'.
  • 'Es muy doloroso lo de México', lamentó.
<p>Habla José Mujica, presidente de Uruguay sobre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.</p>
Habla José Mujica, presidente de Uruguay sobre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.
NOTIMEX

Como 'terrible' y 'una especie de Estado fallido' calificó el presidente uruguayo, José Mujica a México  a raíz de la reciente desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa en Guerrero, según lo dijo a Foreign Affairs Latinoamérica en una entrevista que publica el viernes en su  sitio web.

'A uno le da una sensación, visto a la distancia, que se trata de una especie de Estado fallido, que los poderes públicos están perdidos totalmente de control, están carcomidos. Es muy doloroso lo de México', señaló el mandatario.

La desaparición de los estudiantes se debe a la corrupciónMujica detalló que la desaparición de los estudiantes se debe a la corrupción, instalada como una 'tácita costumbre social' y que México está obligado a aclarar el caso 'caiga quien caiga, le duela a quien le duela y tenga la consecuencia que tenga'.

'Son cosas que en el mundo de hoy no deberíamos permitir, porque la civilización que tenemos tiene muchísimos defectos, pero el progreso y la marcha de esa civilización no tiene que atar las manos', agregó Mujica, que concluye su mandato en marzo de 2015.

Manifestaciones se radicalizan

Las palabras del mandatario sudamericano se dan en escenario de intensas protestas que reclaman justicia por la desaparición de los estudiantes, que en septiembre fueron atacados por policías corruptos y narcotraficantes en la ciudad de Iguala, Guerrero, señaló La Jornada.

Las manifestaciones se han radicalizado desde que la fiscalía general reveló la declaración de tres presuntos sicarios del cártel Guerreros Unidos que confesaron haber asesinado a los estudiantes, quemado sus cuerpos y arrojado sus restos a un río.