El Papa Francisco pide erradicar injusticias y abusos de poder hacia los migrantes

  • Deben ser considerados como un recurso y no sólo como un problema, aseguró.
  • Dijo que es "una aspiración a la esperanza", a pesar de todos los elementos negativos que la rodean.
  • El pontífice participó en un congreso mundial sobre el tema de migración.
Un grupo de migrantes descansan junto a unos vagones de un tren.
Un grupo de migrantes descansan junto a unos vagones de un tren.
Archivo / NOTIMEX

El Papa Francisco subrayó este viernes la necesidad de erradicar las desigualdades, las injusticias y los abusos de poder hacia los migrantes, tras solicitar que ellos sean considerados como un recurso y no sólo como un problema.

Esto en un mensaje dirigido a los participantes en un congreso mundial sobre el tema "Cooperación y desarrollo en la pastoral de las migraciones", a quienes recibió en el Vaticano. El trabajador migrante se encuentra tensionado entre el desarraigo y la integración

"Por desgracia los migrantes viven a menudo situaciones de desilusión, de desaliento y de soledad. El trabajador migrante se encuentra tensionado entre el desarraigo y la integración", dijo.

El líder católico precisó que el fenómeno de la migración genera problemas como la pérdida de las mentes mejores en los países expulsores, así como la fragilidad de los niños o jóvenes que crecen sin uno o más padres, y el riesgo de ruptura de los matrimonios por las ausencias prolongadas.

Mientras, en las naciones receptoras, los migrantes viven dificultades de inserción en tejidos urbanos problemáticos, como también dificultades de integración y de respeto de las convenciones sociales y culturales que se encuentran.

Sostuvo que, no obstante los elementos negativos, la migración todavía sigue siendo "una aspiración a la esperanza", sobre todo en las áreas deprimidas del planeta.

"Donde la falta de trabajo impide la realización de una existencia digna para los individuos y para sus familias,es fuerte el empuje a buscar un futuro mejor en otras partes, incluso a riesgo de desilusiones y fracasos", estableció.

Una perspectiva integral

Pidió que en el encuentro con los migrantes es importante adoptar un perspectiva integral, en capacidad de valorizar las potencialidades antes que verlos sólo como un problema a afrontar y resolver.

Advirtió que todos los seres humanos tienen derecho a un auténtico desarrollo y para que se respete este derecho se deben establecer "niveles mínimos de participación a la vida de la comunidad humana" para todos.

"De esa manera los migrantes pueden convertirse en aliados en la construcción de una identidad más rica para las comunidades que los hospedan, como en las personas que los reciben, estimulando el desarrollo de sociedades inclusivas, creativas y respetuosas de la dignidad de todos", ponderó.