El grupo terrorista Estado Islámico ha sido el grupo terrorista más peligroso en el último mes de acuerdo con el listado elaborado por IntelCenter Database (ICD) según la actividad llevada a cabo por esta y otras organizaciones a nivel mundial en su ranking de Índice de Amenaza de Grupo (GTI, por sus siglas en inglés).

Los diez grupos más peligrosos en los últimos 30 días hasta este martes, de los 56 que contempla el GTI, son los siguientes:

  • Estado Islámico: el grupo que lidera Abu Bakr al Baghdadi controla amplias franjas de territorio en Siria e Irak y ha seguido adelante con su ofensiva en el último mes para tomar la localidad siria de Kobani, en la frontera con Turquía, además de llevar a cabo numerosos atentados en Irak. Los bombardeos contra sus posiciones por parte de la coalición liderada por Estados Unidos no parecen haberle hecho mella de forma contundente.

  • Al Shabaab: este grupo terrorista activo en Somalia y vinculado con Al Qaeda ha llevado a cabo varios atentados en el último mes, después que su líder, Ahmed Godane, muriera en un ataque de un 'drone' estadounidense el pasado mes de septiembre.

  • Boko Haram: el grupo islamista nigeriano es tristemente conocido por el secuestro de más de 200 niñas el pasado mes de abril en Chibok, en Borno. Hace unas semanas, el Gobierno nigeriano anunció que había acordado un alto el fuego con Boko Haram, que preveía también la liberación de las niñas, pero los insurgentes lo desmintieron y han continuado con sus ataques. En el último de ellos, este lunes en una escuela en el noroeste, murieron cerca de 50 personas.

  • Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP): esta facción de la organización que fundó Osama bin Laden ha ofrecido su apoyo a Estado Islámico en su lucha contra la "cruzada" liderada por Estados Unidos y en los últimos días ha perdido a varios de sus dirigentes en enfrentamientos con las fuerzas yemeníes y con los milicianos huthis.

  • Talibán: Los talibán afganos han continuado con sus atentados en el último mes. El más mortífero tuvo lugar el pasado 13 de octubre, cuando más de 20 soldados y policías murieron en una emboscada contra su convoy en una zona montañosa de la provincia de Sari Pul, en el norte.

  • Frente al Nusra: la filial de Al Qaeda en Siria ha llevado a cabo varios ataques y ha conseguido arrebatar terreno a los rebeldes moderados sirios en Idlib, en el noroeste del país.

  • Jamaat ul Ahrar: esta facción escindida de los talibán paquistaníes (Tehrik-e-Taliban Pakistan, TTP) el pasado mes de septiembre reivindicó la autoría del atentado contra el puesto fronterizo entre India y Pakistán en Lahore el pasado 2 de noviembre que dejó unos 60 muertos. Los talibán paquistaníes también reivindicaron este ataque.

  • Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF): este grupo rebelde ugandés contrario al Gobierno de Kampala opera principalmente desde el este de República Democrática del Congo (RDC), donde el pasado 15 de octubre dejaron casi una treintena de muertos en una serie de ataques en Beni.

  • Los huthis: este grupo miliciano chií ha ido ganando terreno desde el pasado septiembre, cuando se hizo con el control de Saná, forzando a un cambio de Gobierno, y en las últimas semanas han continuado su avance hacia el sur, manteniendo enfrentamientos tanto con las fuerzas gubernamentales como con milicianos de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP).

  • Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC): la principal guerrilla de Colombia ha seguido cometiendo ataques pese a que está manteniendo conversaciones de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos desde hace casi dos años en La Habana. El Ejecutivo tampoco ha querido suspender sus operaciones contra la guerrilla mientras se negocia la paz.

¿Cómo se realiza el índice?

El GTI elaborado por IntelCenter examina el volumen de alertas terroristas y rebeldes, el tráfico de mensajes, vídeos, fotos, incidentes y el número de muertos y heridos por un determinado grupo en los últimos 30 días y elabora un algoritmo en base a ello. Cuanto mayor es el GTI mayor es el riesgo que plantea el grupo en cuestión, explica esta compañía que ofrece servicios de Inteligencia antiterrorista.

El índice, advierte, "nunca debería ser la única medida para evaluar la amenaza planteada por un grupo" ya que solo contabiliza los ataques reivindicados por dicha organización o los que se le atribuyen de forma directa, "lo que a menudo tiene como resultado una cifra más baja de ataques reales cometidos por ese grupo". Así, "un bajo GTI no necesariamente refleja la falta de amenaza" sino un "bajo nivel de actividad" en el periodo analizado.