Imposible migración de empresas de autopartes a EUA, señala industria

El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Oscar Albín, aseguró que repatriar empresas de ese sector a Estados Unidos es prácticamente imposible, ya que el costo de los vehículos...

El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Oscar Albín, aseguró que repatriar empresas de ese sector a Estados Unidos es prácticamente imposible, ya que el costo de los vehículos para ese país se elevaría “tremendamente”.

“Hablan de repatriar empresas. Es imposible. Hoy 75 por ciento de las autopartes que se fabrican en México se exporta a las armadoras en Estados Unidos. Lo importante es que las empresas en México son intensivas en mano de obra y no hay mano de obra en Estados Unidos. La gente de Estados Unidos no quiere trabajar en las fábricas”, abundó.

Durante el foro “Perspectivas de la industria del plástico”, de la Asociación Nacional de la Industria del Plástico (Anipac), el dirigente indicó que cada región del mundo que produce automóviles tiene países donde se fabrican autopartes de bajo costo.

Por ejemplo, refirió, Japón y Corea del Sur tienen a Tailandia y Malasia; Europa tiene a las naciones del Este, Turquía y Túnez; Estados Unidos y Canadá tienen a México.

“Si quitan a México los coches van a ser tremendamente caros contra los que se importen de Japón; se estarían dando un tiro en el pie”, señaló.

Por lo tanto, consideró que la repatriación de capitales de la que habla el actual gobierno de Estados Unidos, en el caso del segmento de autopartes, es impensable.

Asimismo, señaló que en caso de que Estados Unidos decida no continuar en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la exportación tanto de autopartes como de vehículos tendrían un arancel máximo de 2.5 por ciento, lo cual no es significativo.

Sin embargo, llamó la atención de un posible impuesto en la frontera (border tax) que se analiza en la Unión Americana, lo que no sólo pegaría a México, sino a todo el mundo.

En ese caso, Estados Unidos enfrentaría una oleada de demandas en el contexto del comercio mundial y “nos tendríamos que defender de este tema”.

Pero mientras no suceda, estimó Albín, los industriales de autopartes en el país deben estar tranquilos y aunque fábricas como Ford decidieron desinvertir, de todas formas los autopartistas mexicanos surtirán a la planta en Estados Unidos.