Familia de víctima de atentado en Berlín acusa a autoridades alemanas

La familia de Fabrizia Di Lorenzo, la única italiana fallecida en el atentado del 19 de diciembre de 2016 en Berlín, acusó a autoridades alemanas de insensibilidad, desorganización e incapacidad por...

La familia de Fabrizia Di Lorenzo, la única italiana fallecida en el atentado del 19 de diciembre de 2016 en Berlín, acusó a autoridades alemanas de insensibilidad, desorganización e incapacidad por la manera en que han tratado a los familiares de las víctimas.

“El gobierno alemán ha estado ausente, con la excepción de la policía que me tomó muestra del ADN sin decir una palabra. No nos contactaron nunca, no nos dieron intérprete, nos dejaron solos”, denunció Giovanna Di Lorenzo, la madre de Fabrizia, al periódico italiano Corriere della Sera.

Dijo que el trato “inhumano” también fue dado a las familias de las víctimas alemanas y denunció que el gobierno germano no les dará ninguna indemnización por la muerte de su hija debido a una “absurda ley” de 1985.

Detalló que esa normativa excluye el pago de un resarcimiento a víctimas de crímenes violentos cometidos con un vehículo de motor o un remolque, como sucedió el 19 de diciembre de 2016, cuando el tunecino Anis Amri lanzó un trailer contra un mercado navideño y causó 11 muertos y 60 heridos.

“Ningún importe puede pagar la muerte de nuestra hija, pero un resarcimiento significaría admitir la responsabilidad de no haber detenido a un criminal conocido durante años y por no haber tomado precauciones, como las barreras instaladas después del atentado”, señaló.

Dijo sentirse “como si nos tomaran el pelo”, tras cuestionar “¿cómo se puede equiparar lo que sucedió a un normal accidente de tráfico?".

Originaria de la ciudad italiana de Sulmona y licenciada en Relaciones Internacionales, Fabrizia Di Lorenzo, de 31 años, trabajaba en Berlín y la tarde del atentado fue al mercado navideño a comprar regalos para su familia y amigos.

“En uno de sus tuits pedía no confundir terrorismo con inmigración”, dijo su hermano Gerardo, mientras su madre aseguró que estaba a favor de la integración (de los inmigrantes) y fue asesinada “por alguien que no se había integrado”.