Fundación BBVA premia avances para luchar contra enfermedades infecciosas

Los investigadores Pedro Alonso, de España y el australiano Peter Myler ganaron el Premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA en la categoría de Cooperación y Desarrollo, por lograr...

Los investigadores Pedro Alonso, de España y el australiano Peter Myler ganaron el Premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA en la categoría de Cooperación y Desarrollo, por lograr avances clave contra las enfermedades infecciosas que aquejan a los países más pobres.

El jurado encargado de la concesión del galardón, presidido por Joachim Bon Braun, investigador de la Universidad de Bonn, Alemania, destacó el trabajo de ambos para luchar contra enfermedades infecciosas que afectan a millones de personas en países de desarrollo, causando cientos de miles de muertes.

El investigador madrileño Pedro Alonso, actual director del Programa Mundial de la Malaria de la OMS, ha impulsado la lucha contra la malaria mediante el uso de mosquiteros impregnados con insecticida, que han reducido su mortalidad un 60 por ciento en los últimos 15 años.

Asimismo, ha llevado al cabo los ensayos de la primera vacuna capaz de lograr una eficacia parcial contra la enfermedad.

El jurado destacó estas dos contribuciones del directivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, Suiza, "que emergen ahora como los dos pilares principales en la lucha contra la malaria".

La malaria o paludismo es una enfermedad parasitaria que cada año contraen 200 millones de personas, de las que fallecen 400 mil, en su gran mayoría niños africanos. Es la cuarta causa de muerte infantil en el mundo. Además, su gran impacto económico dificulta enormemente el desarrollo de los países afectados.

En videconferencia, desde Ginebra, Alonso resaltó que "las enfermedades infecciosas constituyen uno de los grandes retos a que se enfrenta la humanidad, y especialmente aquellas que afectan de forma desproporcionada a los sectores menos favorecidos y que resultan un paradigma de la desigualdad".

Subrayó la importancia de que este premio reconozca "la multidisciplinariedad y la complementariedad de diferentes estrategias para abordar un problema tan complejo".

"El enfoque multidisciplinar es la clave del éxito, me parece fundamental la contribución de la biología más básica y las nuevas herramientas de la genómica, aunque también hay que incluir la economía, la antropología, llegar hasta la cama del enfermo", anotó.

Por su parte, el investigador australiano Peter Myler, ha dirigido la secuencia genética de los parásitos de la leishmaniasis y la enfermedad de Chagas, un hito fundamental en investigación básica que ha logrado identificar múltiples dianas terapéuticas para desarrollar futuros tratamientos y vacunas.

La investigación de Myler, director e investigador principal del Centro de Genómica Estructural para Enfermedades Infecciosas en Seattle, Estados Unidos, es considerada indispensable para el desarrollo de cualquier futuro fármaco o vacuna contra estas enfermedades a menudo llamadas "de los pobres" u "olvidadas".

En videconferencia, desde Seattle, Myler afirmó que es consciente de que el trabajo en su área “es esencial para el desarrollo de futuros fármacos contra estas enfermedades e incluso de vacunas”, lo que no duda que se conseguirá, si bien aseveró que los parásitos son enemigos muy sofisticados.

“El genoma es como el libro de instrucciones de un organismo que nos permite conocer todos sus mecanismos internos para hallar nuevas herramientas capaces de combatirlo con eficacia”, explicó.

El investigador empezó su carrera en Australia trabajando con malaria. Viajó a Estados Unidos para una estancia postdoctoral al mismo centro donde actualmente dirige un programa que emplea las más modernas técnicas de genómica y biología computacional para entender “el funcionamiento de los parásitos a nivel molecular”.

El conocimiento básico que aporta su trabajo ha permitido identificar decenas de nuevas dianas farmacológicas, y “es indispensable para los cientos de grupos de investigación en todo el mundo” que trabajan en el área.

Ya hay varios fármacos en ensayo producto de las aportaciones de Myler, pero él advierte de que ninguno de ellos será la solución definitiva contra estas enfermedades.

"El problema es que los parásitos están continuamente volviéndose resistentes, por lo que siempre tendremos que estar desarrollando nuevos fármacos”, aseguró.

Los parásitos con que más ha trabajado, "Leishmania" y "Trypanosoma cruzi", causan la muerte de decenas de miles de personas cada año.

La incidencia de la leishmaniasis cutánea, la forma más común de esta enfermedad, se estima en millón y medio de casos cada año principalmente en el Norte de África, Oriente Medio y Noroeste de India y China.

"Trypanosoma" causa la enfermedad de Chagas, que afecta a entre seis  y siete millones de personas la mayoría en América Latina. Otra de sus variantes provoca la enfermedad del sueño, en África.

Tanto Myler como Alonso defienden la necesidad de potenciar la investigación en la lucha contra estas enfermedades.

Para Alonso, "es una obligación de las sociedades avanzadas como España contribuir a luchar contra estas enfermedades que afectan a los países más pobres. Hay soluciones para ellas, pero sólo si ponemos los recursos necesarios en el avance del conocimiento".

Myler, por su parte, lamentó que enfermedades como la leishmaniasis “apenas se conocen”, y consideró fundamental que “la sociedad tome conciencia de su importancia para lograr los recursos económicos necesarios para combatirlas con eficacia”.