Homicida de estudiante recibe más de 44 años de prisión

El juez 53 Penal del Reclusorio Preventivo Oriente condenó a 44 años, tres meses de prisión a un sujeto que asaltó y privó de la vida a un estudiante en la delegación Iztacalco, informó la...

El juez 53 Penal del Reclusorio Preventivo Oriente condenó a 44 años, tres meses de prisión a un sujeto que asaltó y privó de la vida a un estudiante en la delegación Iztacalco, informó la Procuraduría General de Justicia capitalina.

El sentenciado por los delitos de homicidio y robo calificado deberá pagar un total de 390 mil 726 pesos por concepto de multa y reparación de daño, como quedó establecido en la causa penal 84/2016.

La averiguación previa correspondiente señala que el 18 de mayo de 2016, el ofendido se encontraba dentro de un establecimiento en calle Sur 175, colonia Gabriel Ramos Millán, cuando ingresaron cuatro asaltantes.

Una vez en el interior, los imputados se aproximaron a la mesa donde se encontraba el agraviado para exigirle a él y sus acompañantes la entrega de teléfonos celulares y otros objetos de valor.

Los ladrones se percataron de que el joven tenía en su poder una computadora personal, intentaron quitársela; el estudiante se resistió y el agresor disparó.

Los participantes se dieron a la fuga en un vehículo tipo Chevy, color azul marino; el dueño del establecimiento pidió el apoyo de servicios de emergencia para trasladar a un hospital al herido, quien murió minutos después cuando se le brindaba la asistencia médica.

La policía fue alertada del robo y rastrearon el automóvil involucrado por las cámaras del Centro de Comando y Control (C2), indicó la dependencia capitalina en un comunicado.

Aproximadamente a las 00:40 horas del 19 de mayo, el automotor, tripulado por los responsables fue localizado sobre Eje Central Lázaro Cárdenas, en dirección al sur.

Los uniformados detuvieron a los implicados y les aseguraron un arma de fuego tipo revólver con cinco cartuchos útiles y un cartucho percutido, que fueron puestos a disposición de la representación social.

A partir de los peritajes practicados en materia de balística, se estableció que la bala que provocó el fallecimiento del estudiante, fue disparada con la misma arma que tenían en su poder los pasajeros del automóvil Chevy.