Sheriff en Milwaukee emula políticas antiinmigrantes de Arpaio

El sheriff David A. Clarke, del Condado de Milwaukee, en Wisconsin, decidió emular las políticas antiinmigrantes que aplicó el exsheriff del condado de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio, a pesar de la...

El sheriff David A. Clarke, del Condado de Milwaukee, en Wisconsin, decidió emular las políticas antiinmigrantes que aplicó el exsheriff del condado de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio, a pesar de la férrea oposición de grupos a favor de los derechos civiles.

Clarke, un afroamericano de 60 años de edad, pretende convertir a sus policías en agentes de migración y trabajar de manera coordinada con la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), en una asociación similar a la que durante más de una década ejerció Arpaio en Arizona.

El sheriff se ha comprometido a seguir cabalmente la orden ejecutiva del presidente estadunidense Donald Trump de combatir la inmigración ilegal y ampliar el número de personas que son objetivo para la deportación.

"El presidente Trump dejó claro con su orden ejecutiva sobre el cumplimiento de nuestras leyes de inmigración. No más captura y liberación de extranjeros ilegales criminales. Asignaré tantos agentes a esta iniciativa como pueda. Es una prioridad de seguridad pública ", advirtió Clarke en su página de Facebook.

Esa retórica lo ha convertido, al igual que Arpaio, en un personaje popular en círculos conservadores republicanos, con frecuentes apariciones en cadenas de televisión como Fox News y eventos como la Conferencia de Acción Política Conservadora, efectuada la semana pasada en National Harbor, Maryland.

El sheriff tiene más de medio millón de seguidores en la red de Twitter y fue un frecuente orador en los eventos de la campaña política del republicano Trump.

Sin embargo, su postura también enfrenta una creciente oposición, y el pasado 13 de febrero, miles de personas salieron a las calles y decenas de comercios cerraron sus puertas para exigir su renuncia, en una de las mayores movilizaciones registradas en Milwaukee.

La manifestación fue organizada por la organización “Voces de la Frontera”, que defiende a los inmigrantes y se ha convertido en el principal grupo opositor a las políticas del sheriff.

Clarke también enfrenta oposición oficial en su propio condado, donde la Junta de Supervisores votó a principios de este mes "seguir siendo un lugar seguro para los inmigrantes", en oposición al programa 287 (g), que enmarca la colaboración entre la Oficina del Sheriff y las autoridades migratorias.

También el jefe de policía de la ciudad, Ed Flynn, apoyó a los inmigrantes, sostuvo que "el papel del departamento de policía local es protegerlos", y puntualizó: “no estamos aquí para aterrorizarlos, sacarlos de sus casas o sacarlos de los lugares de trabajo y preguntar si están legalmente en Estados Unidos".

Una encuesta realizada este mes por la empresa especializada “Public Policy Polling” mostró que aunque Clarke es popular entre los círculos conservadores, solo 31 por ciento de los votantes del condado de Milwaukee aprueban su trabajo y 62 por ciento lo desaprueba.

Casi dos tercios de los votantes que participaron en la encuesta dijeron que creían que Clarke había tenido un impacto negativo en la imagen del condado de Milwaukee a nivel nacional.

Los números de popularidad podrían impedirle una nueva reelección, después de haber sido electo ya cuatro veces en periodos de cuatro años, desde 2002.