Casa Blanca y republicanos desestiman pesquisa sobre contactos con Rusia

La Casa Blanca y líderes republicanos del Congreso desestimaron hoy la necesidad de nombrar un fiscal especial para indagar los contactos entre miembros del equipo del presidente Donald Trump y...

La Casa Blanca y líderes republicanos del Congreso desestimaron hoy la necesidad de nombrar un fiscal especial para indagar los contactos entre miembros del equipo del presidente Donald Trump y autoridades rusas durante y después de la campaña presidencial.

El pedido de investigar, apoyado por los demócratas en el Congreso, pareció cobrar nuevo ímpetu luego que el congresista republicano Darrell Issa cuestionó la posibilidad de que el procurador general Jeff Sessions encabece una eventual investigación criminal sobre el tema.

Issa, quien apoyó a Trump durante la campaña presidencial, consideró que Sessions incurriría en un conflicto de intereses, ya que el exsenador por Alabama fue parte del equipo de campaña del republicano y fue nominado por el mandatario al cargo que ocupa ahora.

Empero, el vocero presidencial Sean Spicer insistió en que hasta ahora sólo se conocen reportes de prensa basados en fuentes anónimas, que no aportan sustancia a los presuntos hechos.

“La pregunta es: ¿para qué se necesita un fiscal especial? Por seis meses hemos escuchado historia tras historia sobre fuentes anónimas, diciendo lo mismo una y otra vez, y no se ha conocido nada”, dijo durante su conferencia de prensa.

Aseguró que el tema de la interferencia de Rusia durante las pasadas elecciones presidenciales a través de intrusiones cibernéticas contra individuos y organizaciones políticas ya ha sido investigado, por lo que tema parecería agotado.

El propio mandatario, en un mensaje en su cuenta de Twitter, reiteró que la historia sobre esos contactos es falsa, “creada por los demócratas y difundida por la prensa para enmascarar su enorme derrota electoral y las filtraciones ilegales”.

Los demócratas en la Cámara de Representantes renovaron su pedido de un fiscal especial para investigar a fondo los contactos del exasesor de seguridad nacional Michael Flynn con el embajador ruso en Estados Unidos.

Flynn renunció hace dos semanas, después que reveló que al informar al vicepresidente Mike Pence sobre sus contactos con el diplomático, omitió revelar que trataron sobre las sanciones impuestas a Rusia por la administración del entonces presidente Barack Obama en respuesta a esa intervención.

El republicano Davin Nunes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, replicó que es innecesario nombrar un fiscal independiente.

“¿Qué haría exactamente? ¿Perseguir historias sobre ciudadanos estadunidenses que terminaron en las páginas de los periódicos?”, dijo a reporteros en el Capitolio, y sostuvo que no hay indicios de que se haya cometido un crimen.

En opinión de Nunes, el único crimen han sido las filtraciones de prensa que hicieron públicos los contactos de Flynn durante una llamada telefónica que fue interceptada por los servicios de inteligencia estadunidenses.