Venezuela celebra el carnaval en medio de crisis económica

En medio de la crisis económica que azota al país, los venezolanos luchan por mantener viva la tradición del carnaval, una celebración que se remonta al siglo XIX, según el historiador Luis Castillo...

En medio de la crisis económica que azota al país, los venezolanos luchan por mantener viva la tradición del carnaval, una celebración que se remonta al siglo XIX, según el historiador Luis Castillo.

“Esta celebración se encuentra íntimamente ligada a nuestra idiosincrasia y ha permanecido en el tiempo a través de varias generaciones”, precisó el investigador y autor de varios libros sobre folklore venezolano.

En diálogo con Notimex, dijo que en Venezuela, la primera fiesta de Carnaval se realizó en 1873, durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco, quien se propuso acabar con la constante agresión del carnaval con agua y sustancias nocivas.

“A raíz de la publicación de un decreto del presidente Guzmán, el juego con agua cedió y dio paso a la celebración de un carnaval con numerosas comparsas, carrozas y fiestas de disfraces. Se puso fin a la barbarie y el carnaval decente terminó imponiéndose”, explicó.

Refirió que uno de los carnavales más importantes de Venezuela es el de Puerto Cabello, en la región central de Carabobo, tradición que se ha mantenido en el tiempo sin interrupción desde 1874. A esta celebración acuden cada año miles de turistas tanto de Venezuela como del exterior.

”El carnaval turístico internacional de Carúpano es otra festividad que atrae a infinidad de turistas de todas partes del mundo, por la hospitalidad de sus habitantes y el despliegue de música, bailes, comparsas, carrozas y templetes”, apuntó.

“Otro carnaval muy famoso es el de El Callao, en el Estado Bolívar, al sur del país, recientemente decretado por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad y el cual fuera dado a conocer al mundo por la popular ‘negra Isidora’ (Isidora O'Connors)”, añadió.

En este pueblo minero funcionan desde 1963 tres academias de Calipso, una escuela que enseña a confeccionar carrozas, y un taller para la fabricación y ejecución de Steel band, instrumento de una gran sonoridad utilizado en la música afroantillana.

Señala Castillo que últimamente los carnavales en Venezuela se han hecho menos fastuosos que en épocas anteriores, por la crisis económica del país y por la desaparición de grandes empresas nacionales que colaboraban en su realización.

“Por ejemplo el Carnaval de Carúpano, cuyo artífice fue el desaparecido empresario Humberto Angrisano, llegó a ser un referente importante en los destinos turísticos, gracias al respaldo económico de grandes empresas privadas nacionales e internacionales”, indicó.

Apuntó que las festividades de carnaval son celebradas ahora con más modestia y menos esplendor y colorido, pero no han pasado desapercibidas por parte del pueblo que por encima de todas las cosas insiste en mantener viva esta tradición.